Lepanto y el Rosario

Lepanto y el Rosario 

Resultado de imagen de imagenes Lepanto y el Rosario

La batalla más importante de la historia la dio un joven español. Fue como la última de las cruzadas, en las que España, por estar embarcado en la Reconquista no pudo intervenir. Pero en este última y más importante, intervino de forma definitiva para el curso de la historia de la humanidad. El bisnieto de los Reyes Católicos, el hijo bastardo del emperador Carlos V y hermano de Felipe II, Juan de Austria, de 24 años de edad, libró y gano la más grande batalla de la historia: la de Lepanto; por todo lo que hubiera supuesto, en caso contrario, para la humanidad…

Tal día  como hoy, un 7 de octubre de 1571, se produjo la más extraordinaria batalla naval jamás conocida. En esta fecha, en Lepanto se reunieron más del 75 % de las galeras, galeazas,  galeotas y fragatas  disponibles en todas las flotas del mundo, 580 naves y 220.000 hombres.  Y seguramente, la más determinante de la historia; supongan que hubieran ganado los musulmanes, la invasión de Europa, es decir, la toma del mundo conocido hubiera sido un hecho, y con ello la faz de la tierra hubiera cambiado en manos del islamismo.

Cabe pues calificar como la última cruzada a aquel extraordinario acontecimiento, donde el Rosario -para los que creemos- jugó una vital importancia. La cristiandad era amenazada por los turcos (musulmanes). De modo que el Manco de Lepanto, el genial Miguel de Cervantes llegó a decir consciente de lo que había en juego: “La más alta ocasión que vieron los siglos pasados, los presentes, ni esperan ver los venideros”. Pues fue una milagrosa victoria que cambió el curso de la historia.

Los musulmanes ya habían arrasado con la cristiandad en el norte de África, en el medio oriente y otras regiones. España y Portugal se habían librado después 8 siglos de lucha. Los turcos se preparaban para dominar el Mediterráneo, Europa, y acabar con el cristianismo.

Entonces, el Papa San Pío V trató de unificar a los cristianos para defender el continente; pero contó con muy poco apoyo, hasta que por fin se logró la alianza en mayo del 1571. La responsabilidad de defender el cristianismo cayó principalmente en Felipe II, rey de España, los venecianos y genoveses. Para evitar rencillas, se declaró al Papa como jefe de la liga, Marco Antonio Colonna como general de los galeones y Juan de Austria, generalísimo.  El ejército contaba con 20,000 buenos soldados, además de marineros. La flota tenía 101 galeones y otros barcos mas pequeños. Los turcos poseían la flota mas poderosa del mundo, contaban con 330 galeras. Los cristianos estaban en gran desventaja siendo su flota mucho mas pequeña, pero poseían un arma insuperable: una confianza absoluta en el Rosario. En la bandera de la nave capitana de la escuadra cristiana ondeaban la Santa Cruz y el Santo Rosario.

San Pío V, miembro de la Orden de Santo Domingo, y consciente del poder de la devoción al Rosario, pidió a toda la Cristiandad que lo rezara y que hiciera ayuno, suplicándole a la Santísima Virgen su auxilio ante aquel peligro. Una vez conseguida, instituyó la fiesta de Nuestra Señora del Rosario.

Don Juan dio la señal de batalla enarbolando la bandera enviada por el Papa con la imagen de Cristo crucificado y de la Virgen y se santiguó. Los generales cristianos animaron a sus soldados y dieron la señal para rezar. Los soldados cayeron de rodillas ante el crucifijo y continuaron en esa postura de oración ferviente hasta que las flotas se aproximaron.

Mientras tanto, miles de cristianos en todo el mundo dirigían su plegaria a la Santísima Virgen con el rosario en mano, para que ayudara a los cristianos en aquella batalla decisiva. Por su parte los intervinientes en la batalla realizaron ayunos y ninguno de los 81.000 marinos y soldados dejó de confesarse y comulgar.

La batalla fue terrible y sangrienta; duró desde las 6 de la mañana hasta la noche. Y aquella tan gran batalla fue ganada por los que tenían menos posibilidades y dirigidos por un jovencito de apenas 24 años, Juan de Austria, hijo natural del emperador Carlos I y hermano bastardo del rey de España Felipe II.

El Papa Pío V, desde el Vaticano, no cesó de pedirle a Dios, con manos elevadas como Moisés. Durante la batalla se hizo procesión del rosario en la iglesia de Minerva en la que se pedía por la victoria. El Papa estaba conversando con algunos cardenales pero, de repente los dejó, se quedó algún tiempo con sus ojos fijos en el cielo, cerrando el marco de la ventana dijo: “No es hora de hablar más sino de dar gracias a Dios por la victoria que ha concedido a las armas cristianas”. Este hecho fue cuidadosamente atestado y auténticamente inscrito en aquel momento y después en el proceso de canonización de Pío V.

 En 1573, el Papa Gregorio XIII le cambió el nombre a la fiesta, por el de Nuestra Señora del Rosario. El Papa Clemente XI extendió la fiesta del Santo Rosario a toda la Iglesia de Occidente, en 1716 (El mismo Papa canonizó al Papa Pío V en 1712). El Papa Benedicto XIII la introdujo en el Breviario Romano y San Pío X la fijó en el 7 de Octubre y afirmó: “Dénme un ejército que rece el Rosario y vencerá al mundo”.

El senado veneciano coloca debajo del cuadro que representa la batalla la siguiente frase: “Non virtus, non arma, non duces, sed María Rosarii Victores nos fecit”; “Ni las tropas, ni las armas, ni los comandantes, sino la Virgen María del Rosario es la que nos dio la victoria” .

………………………………………………………………………………………………………………………………

 

Armada de la Santa Liga
• 227 galeras

• 6 galeazas
• 76 fragatas o bergantines
• 98 000 hombres

Armada otomana o turca
• 210 galeras

• 87 galeotas y fustas
• 120 000 hombres

Resultados de la batalla

Se contabiliza la pérdida de 12 galeras cristianas (aunque luego ascendieron a 40 por los graves daños sufridos) y de 7600 hombres, de los que 2000 eran españoles, 880 de la escuadra del papa y 4800 venecianos. Hubo 14 000 heridos. Se cuentan «170 galeras y 20 galeotas de 12 bancos arriba» apresadas a los turcos, de las que solo 130 estaban útiles; las otras 60 fueron quemadas. Se hicieron 5000 prisioneros y se liberó a 12 000 cautivos cristianos. Se estimaron entre 25 000 y 30 000 los muertos del bando turco.

(Fuente datos: https://es.wikipedia.org)