«Vuestra alegría nadie os la podrá quitar» (Jn 16,22)

Esta frase de Jesús los que en el creemos la hemos de tener muy presente e incluso vivirla. Se ha de recordar habitualmente; es sumamente consoladora y nos resitúa en la verdad de una realidad fundamental: la de que Dios nos quiere, con pasión, con un amor misericordioso y desmedido, y tanto, que ha sido capaz de hacer el más grande sacrificio por salvarnos.

Seguir leyendo ««Vuestra alegría nadie os la podrá quitar» (Jn 16,22)»

La libertad en que hemos sido creados los hijos de Dios

La Creación, cuanto existe, el universo, del espacio-tiempo, la Historia… han sido por y para el ser humano, las personas, los hijos de Dios. Nada hay sacralizado —»sagrado», inatacable, inajenable, inamovible—, excepto la persona, ni lugares, ni cosas («objetos sagrados»), ni leyes, etc. Solo la persona formada a imagen y semejanza de Dios, creada en un gesto misterioso de amor misericordioso, para ser convocada a vivir eternamente con todos los seres espirituales que viven en el cielo, en el seno y gloria de Dios.

Seguir leyendo «La libertad en que hemos sido creados los hijos de Dios»

Pensamientos de Fe (53)

  1. La fe del Dios de la Iglesia católica es la fe de los sencillos; no es para expertos ni de gente privilegiada, que están en sus «secretos», en un saber por encima… La fe católica es sencilla, la entiende cualquier persona; no es para entendidos, especialistas, no está limita o restringida a unos cuantos, sino a todos; Dios se hace entender por todas las personas; no hay pues una maraña gnóstica, a la que solo puede acceder los que tienen «los planos»…  Seguir leyendo «Pensamientos de Fe (53)»

La tercera Epifanía del Señor, la boda de Caná

En la actualidad: iglesia en el lugar de las Bodas de Caná

Esta es la tercera de la tres epifanías —las otras: Reyes y el Bautizo—. Las tres, pues, las celebramos seguidas en enero. Esta se enmarca en una boda (cuyo desarrollo pueden leer en la perícopa evangélica expuesta abajo), en la que Jesucristo manifiesta su origen glorioso a la gente cercana y a los apóstoles, para que estos crean quién es. Y a este acontecimiento marca el inicio de su misión de anunciar la Buena Nueva, del Reino. Seguir leyendo «La tercera Epifanía del Señor, la boda de Caná»