Preocupante. Esperanzador

A la luz de los acontecimiento que se suceden día a día, especialmente en Occidente, cabría pensar -y eso es lo que se deriva de una sensación amarga y preocupante- negativamente del porvenir de la fe religiosa y cristiana. Pero echando un vistazo allende de estos lares, que se creen el ombligo del mundo, la esperanza de la fe parece renacer con fuerza.

Estos hechos últimos -y que de forma parecida se viene produciendo de hace tiempo- y las actitudes de la gente -bastante generalizadas- en el Primer Mundo, viene a mostrarnos un desalentador crecimiento de la perdida de religiosidad y de -incluso- una animadversión especialmente hacia el cristianismo. Vean estos últimos datos:

Francia pierde un edificio religioso cada dos semanas

En promedio, más de dos monumentos cristianos son atacados diariamente, y dos tercios de estos incidentes involucran robos, mientras que el resto conlleva profanación.

En España, 28 cruces en peligro de ser derribadas

Se quiere derribar no solo cruces que en su momento tuvieron inscripciones relativas a la guerra civil, sino otras que recuerdan mártires de esta.

Decapitan imagen del Sagrado Corazón de Jesús en Estados Unidos

El ataque se habría producido entre la noche del 2 al 3 de mayo. La estatua estaba colocada en el exterior de la iglesia de San Carlos Borromeo en Waltham, a unos 16 kilómetros al oeste de Boston. Este ataque se suma a una serie de actos de vandalismo contra Iglesias.

Sin embargo, por otras partes del mundo -la mayoría- se está dando un esperanzador aumento de la religiosidad

De África a Asia crece el número de vocaciones sacerdotales

El florecimiento de las vocaciones sacerdotales en África, Asia, Oceanía, América Latina es un hecho constante registrado en los últimos años: los sacerdotes africanos apoyan y fortalecen a las Iglesias europeas.

El fenómeno viene ya de hace tiempo -con el siglo-. Y en estos momentos  de pandemia, con el testimonio misioneros y sacerdotes en las periferias al servicio de los últimos, los desfavorecidos; compromiso en el nombre de Cristo y su Evangelio. Cuando los jóvenes los ven, se sienten atraídos por ellos y sienten el deseo de unirse a ellos.

Aunque en los países de otrora civilización cristiana se esté dando a un claro fenómenos de descristianización; en otras partes -gran parte- del mundo la Iglesia tiene una gran pujanza. La fe en África, Asia, Oceanía y Sudámerica está más que de una esperanza es ya una gran realidad.

ACTUALIDAD CATÓLICA