No tardando el mundo no será igual. El factor China…

Hace un par de meses teníamos este título escrito para un artículo pendiente de escribir, cuando hace poco más de un mes, en el Foro de Davos, Xi Jinping, presidente de la República Popular de China y secretario del Partido Comunista Chino (PCCh) con cierta osadía llegó a decir “el mundo ya no volverá a ser como antes”.

Atentos al factor China, que viendo cómo actúa -con qué desparpajo- en medio internacional y el poderío que está alcanzando -hasta el momento a la chita callando-. Todo ello sin rubor alguno y sin que nadie se atreva a reconvenirle de su antidemócrata y represora dictadura comunista.

El mundo en general, a excepción de los EE.UU. de Trump, se ha mantenido servilmente callado y sin tomar ninguna medida respecto a esa gigantesca dictadura. Todos los países “callan y apañan” haciendo negocios, como lo hicieron con otras dictaduras islamistas a cambio de petróleo. Este consentir sin más va a traer graves consecuencias para el mundo; pues con una China protagonista como primera potencia global habrá que echarse a temblar.

En su día, con las olimpiadas de Pekín de 2008 se le dio carta de ciudadanía a ese régimen comunista. Y ahora, para el 2022, no tenemos que se va a repetir la misma escena de respaldo a tantas perversiones que comete el gobierno comunista chino. Ya escribimos tiempo atrás un artículo en que nos manifestamos que China claramente no es apta para ser la anfitriona de los Juegos Olímpicos del 2022.

El mundo va a lamentar la pasividad de los países democráticos no ya solo por la falta de libertad, el asfixiante control y la vigilancia monitorizada, la represión, las desapariciones, los campos de concentración, la persecución de los disidentes y otro tanto de las confesiones religiosas, etc., sino también por las arbitrarias y abusivas comportamientos comerciales, por las nocivas practicas para el medio ambiente, por las colonizaciones de instituciones internacionales, etc.

Ahora con la Administración de Biden -o quien le remplace (Kamala, Pelosi…)- mucho nos tememos que la situación de vago conformismo va a incrementar el peligro comunista que acecha a la Humanidad.  

ACTUALIDAD CATÓLICA