Raúl del Pozo. La opinión es y sale gratuita, aunque sea injusta o difamatoria.

Raúl del Pozo. Foto; Onda Cero.

Ayer, 16 de abril de 2021, a las 8:30 horas, en la emisora de radio Onda Cero, el periodista Raúl emito unas breves  palabras, comentado la nueva ley de infancia aprobada por el parlamento español el día anterior. De lo poco que dijo, queremos comentar tres expresiones:

“Hay cientos de curas pedófilos vivos en España”.

“Todos los niños son ateos hasta que los adoctrinan en casa o en la escuela”.

“No hay ningún absurdo que no pueda ser implantado en la sesera antes de los seis años”.

Una observación preveía: Raúl de Pozo es un columnista español de cierto prestigio, que pasa por intelectual socarrón, con aires de snob y tono de provocador.

Opinar es gratis, no cuesta nada -es decir, nadie te pide cuentas-, y a veces hasta te pagan. Queremos manifestar que se puede decir cualquier cosa, sin que este documentado -o incluso, en general, aunque pudiera serlo, si es injusto por el perjuicio que causas de informa gratuita e innecesaria y creando una opinión adversa e injusta por el daño que se produce a la generalidad, que es ejemplar y admirable-, responsablemente se debería no emitirse, y sobre todo si te están escuchan cientos de miles de oyentes.

No es cierto -como Del Pozo afirma- que en España haya cientos de curas abusadores sexuales.  Eso de “cientos de curas” no sabemos de dónde lo ha sacado o lo dice por decir. Pero lo cierto es esto: De 45.000 denuncias, apenas un 100 hacen referencia a miembros de la Iglesia (de estas, solo 33 confirmadas).  Y en otros lugares: De los 210.000 casos de abusos sexuales denunciados en Alemania, 94 afectan a la Iglesia, el 0,004%; o EE.UU. 50 casos de sacerdotes por 6.500 de profesores.

Tan solo ya una pregunta sr. Del Pozo, ¿cuántos periodistas han cometido abusos sexuales? ¿o de otras profesiosiones o colecitvos, como políticos, familiares, maestros, entrenadores, etc.? De estos nadie se acuerda cuando son realmente muchos más y hasta muchos muchos más.

A la Iglesia se le ha indilgado la etiqueta de perniciosa de los pederastia, y ya no hay manera de quitarse de encima es nefanda y pésima imagen. (De modo que así se dan casos que si vas vestido con alzacuellos por ahí, en el metro, te pueden soltar cualquier insulto al respecto).

Creemos que la Iglesia debería de levantar la voz y defenderse.

Quien lo desee puede ver otros artículos nuestros AQUÍ, AQUÍ y AQUÍ.

(Sobre las otras dos afirmaciones, entraremos a comentarlas en un próximo artículo)

ACTUALIDAD CATÓLICA