Ser fiel a las creencias

Una persona sin creencias flota a la deriva, sometida al vaivén de las olas del espíritu del tiempo.

Nadie sabe con  exactitud lo que realmente significa o supone la firme lealtad con lo que se cree, pero es definitivo. Pues cuando las creencias desfallecen, decae nuestro ser, se desmorona sin peso ni consistencia, y nos exponemos a ser llevados como un corcho que flota según el líquido en que se mueve. Así pues, cuando la increencia se generaliza, llegamos a la sociedad líquida. 

Las creencias firmes, imperecederas, nos hacen invulnerables insometibles, inmanipulables. Cuando uno apostata de sus creencias, se resquebraja por dentro, y queda expuesto a los vaivenes antojadizos del relativismo, el escepticismo, la incertidumbre nihilista y el cinismo. 

El armazón de creencias es el patrimonio más importante que un progenitor puede dejar en herencia a sus hijos. Todo cuanto de material dejamos a las generaciones venideras pasa, por su misma esencia está expuesto a la caducidad que inflige el tiempo, excepto el legado de las firmes verdades eternas.

Las creencias son las facciones de nuestra alma. Ellas confeccionan lo que somos y revelan nuestro verdadero y eterno rostro. Lo demás es esfinge, figura efímera, que desaparecerá con el tiempo. 

Esto decía nuestras gran María Zambrano, a inspiración de José Ortega y Gasset  

Las creencias son las que constituyen nuestro íntimo fondo; en ellas vivimos, somos y nos movemos, nos constituyen (Ortega). Quietud, especie de raíz de nuestra alma”. 

El fondo invariable, raíz de nuestra alma, que nos hace soportar el peso de la vida, sus vaivenes, sus incertidumbres, sus momentos difíciles, sus desengaños y fracasos, etc. Ya no hay creencias que constituyan intimo fondo, que diría Ortega, ni certidumbres”. 

 “Al fallarnos las creencias lo que nos falla es la realidad misma que nos adentra a través de ellas. La vida se nos vacía de sentido y el mundo, la realidad, se desliza, se hace fantasma de sí misma. Por eso estamos solos, es una soledad sin igual”·

ACTUALIDAD CATÓLICA