Categoría: ESPIRITUALIDAD

URBINA, F., Comentario a La Noche Oscura del Espíritu y La subida al Monte Carmelo de S. Juan de la Cruz

Este domingo les presentamos unos textos de la breve obra[1] de Fernando Urbina, sacerdote y profesor de espiritualidad, intelectual y de una gran humanidad, que vivió hasta finales del siglo pasado, y que tuvo una espina que torturaba bastante, sufría de una profunda depresión endógena. Sus actividad pastoral la ejerció entre España y América Latina; fundó y dirigió las revista Pastoral misionera.

Seguir leyendo “URBINA, F., Comentario a La Noche Oscura del Espíritu y La subida al Monte Carmelo de S. Juan de la Cruz”

La vida consagrada de los contemplativos

Alguien consagrada su vida de una manera tan absoluta a Dios, porque no le queda más remedio, es decir, que ha comprendido por lo que siente que su vida no tiene más sentido que dedicarse en cuerpo y alma a Aquel que le ama y al que ama, todo ello en un exceso —efecto de la gracia abrasadora del Espíritu Santo— que le lleva a dar ese salto en el vacio de ruptura total, de abandono total, de entrega total, 

Seguir leyendo “La vida consagrada de los contemplativos”

Vivir para Dios

John Killackey, joven sacerdote solitario con sotana caminó en un aguacero hacia la escena de un horrible accidente en una autopista interestatal de Pensilvania y dio los últimos sacramentos a un camionero, víctima mortal del accidente.

Vivir para Dios no es otra cosa sino hacer real y verdadero eso que rezamos en el padrenuestro: “¡Hágase tu voluntad!”, y que se haga de por vida. O como dice el lema del  DOMUND de este año: “aquí estoy, envíame”.

Seguir leyendo “Vivir para Dios”

Santa Teresa de Jesús

Hoy celebramos la festividad de la santa española Teresa de Jesús o de Ávila, virgen y doctora de la Iglesia. Que viviera entre los años 1515 y 1582. Incansable fundadora de claustros; que reformara y relanzara la espiritualidad carmelita, junto con otro gigante de la espiritualidad, san Juan de la Cruz.

Seguir leyendo “Santa Teresa de Jesús”

El patito feo

La cosa más sencilla y humilde, si está animada por la gratuidad divina, vale más que todo el mundo entero; porque aquella se convierte en eterna, como cosa de Dios, como todo lo suyo. Lo otro, lo intramundano es perecedero. Una insignificante florecilla silvestre si es tocada por el dedo de Dios vale más que los jardines de Babilonia. ¡Cuánto más cuando esto sucede al nivel humano; cuando la implicación de Dios, su presencia, su gracia, se refleja en el alma humana! ¡Cuántas veces está oculta indebidamente por la apariencia que la menosprecia en su dignidad. Pero a la que Dios restablecerá: “no tenía rostro humano…”, “los últimos serán los primeros”, “el que se humilla será ensalzado”, etc.!

Seguir leyendo “El patito feo”