El escándalo de Intermon-Oxfam

La corrupción en el ser humano no tiene medida. De origen (pecado original) tienen una falla que le inclina “irreparablemente” a la perdición.

La muy amafada ONG Intermon Oxfam que pone de relieve las cuestiones más importantes para poder reparar las insoportables injusticias de la globalización, las hambrunas y niveles de pobreza inhumanos, se ha visto envuelta en un escándalo feo feo.

Altos cargos de esta filantrópica institución utilizaron fondos de la organización para organizar orgías con  prostitutas en Haití tras el terremoto que sacudió el país.

Es grave el asunto. No es que una persona (desequilibrada, perversa, etc.) cometa un atropello de esta índole, es que ha sido un grupo. Y esto sí es grave.

Otrora esta organización fue de origen cristiano, creada por los Jesuitas, y después “penetrada” por el laicismo, perdió su identidad teológica. (Tan es así que podría calificársela de proabortista).

A los cristianos -y más concretamente, a los católicos-, les invitamos a que dirijan, si es que no lo hacen ya, sus esfuerzos colaborativos a ONGs propias de las fe que procesamos y que tan buen resultado dan y el poco dinero que “pierde en el camino” (gasto administrativo o de personal) hasta llegar a su destino.

Este fin de semana se ha celebrado en España la colecta de Manos Unidas, que tanto hace -y a veces ni se conoce y valora- en países den vías de desarrollo. Otra ONG importantísima y de obras más cercana, es Caritas. Pero hay muchas más, más pequeñas, que también realizan, inspiradas en los valores cristianos, una gran labor. ¡Acudamos a ellas!

Además de tener la certeza de ser nuestras aportaciones bien empleadas, damos testimonio (indirecto) de la Buena Noticia que nos mueve.

Ah, y pongamos entre paréntesis, con la debida prudencia, a ciertas organizaciones que en alguno aspecto pueden chocar con los valores cristianos (léase: Greenpeace, Intermon, Amnistía… e incluso, Unicef)

 

ACTUALIDAD CATÓLICA