El derribo de la cruz, expresión de cristianofobia

La plaga de quitar cruces de los lugares públicos en España —de la España otrora católica— pone de manifiesto la fobia hacia lo cristiano, o lo que es lo mismo, aunque no se explicite expresamente a Cristo y a Dios. Se odia la cruz porque en ella está Cristo, Dios, el Dios verdadero.

Aunque esta inquina destructiva en el fondo no se quiera reconocer en su razón profunda, pues tiene un componente feo, una animadversión malsana, procede del fondo del corazón donde domina la influencia del adversario de Cristo, Satán.

No hay otros símbolos ni ninguna otra religión o expresión de cualquier tipo, en ningún lugar del mundo, que sea tan perseguido y maltratado que el cristianismo. Las fuerzas mundanas en su fijación diabólica contra el Cristo crucificado ponen -sin pretenderlo, claro- la verdad de a quien combaten.

Lo llaman necedad, pero no se muestran indiferentes, no lo ignoran, sino que se expresan violentamente. “Cristo crucificado: escándalo para los judíos, necedad para los gentiles” (1 Cor 1,23), nos dicen las Sagradas Escrituras a través de san Pablo. La falta de respeto y consideración los que no lo tienen por necedad y que  han aportado y siguen aportando tanto bien a la sociedad y a la humanidad, en términos de valores, principios éticos y de justicia e igualdad, así como el aporte de la elevación de la categoría de persona en dignidad sin igual, abierta a la trascendencia y a la esperanza eterna, etc.

Desde oriente a occidente, desde el norte al sur, desde China a EE.UU, pasando por India, Irán, Irak, Siria, Turquía, Italia, Francia, España…, México, Colombia, Chile…, África, etc., en todas las partes, se atacan los símbolos cristianos: cruces, estatuas, imágenes, iglesias, etc.

A los que son del mundo les gustaría la cruz,  porque testimonia que el que pende de ella es al que crucificaron, y siguen haciéndolo,  esto no lo pueden soportar.

Ante la cruz no se puede pasar indiferente; es el simbolo más elocuente. En la cruz se juzga al mundo; cada uno se decanta del lado donde se está (es un autojuicio), revela lo que se lleva dentro: Vida o muerte, salvación o condenación.

Les invitamos a leer este artículo de Religión en Libertad, donde se hace referencia a algunas de las muchas cruces que se han derribado en España, pero son muchas más.

Nota: hemos colocado como imagen la hermosa cruz del Valle de los Caídos de España (la más grande del mundo y con la que se sospecha se tienen aviesas intenciones…). No hemos colocado una de tantas cruz arrancadas y tiradas como están habiendo, ¡son tan tristes esas imagenes!

ACTUALIDAD CATÓLICA