La pandemia es algo malo y obra del Malo

pixabay

Escribimos esto porque ya estamos hartos de escuchar y leer cosas como: ¡Bendita pandemia!, pandemia como oportunidad, pandemia para reflexionar y mirar al cielo, pandemia como castigo de Dios, como prueba de Dios, etc., etc.

La peste es algo muy malo. Y la gente, especialmente los que tenemos fe, no de aplicar calificativos que no se corresponde a la verdad y que incluso dejan a Dios en un mal lugar.

Si a un mal de esta categoría se lo asignamos iniciativa del Cielo, Dios no va a salir bien parado: Por la sencilla razón de que aquí quien más están pagando los platos rotos son justamente aquellos que son menos responsables de todo esto y los hijitos preferidos de Dios: los débiles, los descartados, los ancianos abandonados en residencias, los pobres, los sin techo y sin tierra, los emigrantes, los que viven en chabolas sin agua ni higiene, sin sanidad y asistencia médica, los que viven afinados en viviendas pequeñísimas, etc., etc.

Estos seres inocentes son las verdaderas víctimas de esta peste maldita, y no bendita. Por favor, no adjudique -ni directa ni indirectamente- a Dios lo que es obra del Malo. Imputar de Dios lo que es del Maligno es el llamado pecado contra el Espíritu Santo, aquel que no será perdonado.

Luego se podrá matizar y sacar del mal todo lo bueno que se puesta extraer; porque como viene a decir san Pablo: cuanto acontece puede ser para bien de los que creen. Creemos, pues,  que en estos momentos difíciles, duros… -en este escenario complicado en el que tenemos que actuar- hemos de tener una actitud de personas de fe y dar una respuesta acorde  a lo que el Espíritu Santo que nos había quiere de nosotros.

Ah, y una cosa más: luego están también lo que con una voluntarismo ingenuo, rayano la estulticia, y en un entusiasmo que no hay por donde cogerlo, afirman “no nos resignamos a claudicar”, “saldremos todos juntos” “saldremos unidos y mejores”, etc. etc., Ni saldremos juntos ni unidos ni todos, pues muchos van a quedar en la cuneta o atrás: los muertos, los autónomos y pequeñas empresas arruinadas, los trabajadores sin empleo, familias rotas, etc. Y ¿mejores? Lo dudo. Y ¿con más fe? No lo creo. (Entre paréntesis y comillas, pues no es de creer por la manipulación grosera de la progresía, pero…: aquí en España ha sacado una encuesta de CIS que dice que en estos días ha caído en número de personas que cree y ha aumentado el de los ateos.)

Pero, en fin, como todo tiene matices y no queremos ser derrotistas de forma absoluta, también nosotros escribimos un artículo con el título “La cuarentena como oportunidad“.

En cuanto al castigo, puede ver también: “El coronavirus. ¿A qué se debe? o ¿quién es el responsable?

ACTUALIDAD CATÓLICA