El odio a Cristo

Esta grandiosa cruz, tiene los días contados. Nadie se imaginaba tal cosa hace nada de tiempo. Pero se va a hacer realidad, el odio a la cruz es tremendo. Y lo cual confirma lo que ya se venía vaticinando: que estamos a la puerta de que se cumplan tantas profecías que hablaban sobre el fin de los tiempos. 

La noticia definitiva se ha plasmado en un Consejo de Ministros:  Se expulsará a los benedictinos del Valle de los Caídos y se destruirá la cruz…

Ya aludíamos a este nefasto propósito en un artículo anterior “El odio a la Cruz“. Pero poco a poco como si la idea fugazmente insinuada -por increíble- fuera lanzada como un globo sonda para ir mentalizando a la opinión pública. Y efectivamente, ahora reaparece en escena desenmarcarándose. El gobierno español, progre, masón, guerracivilista, cristianofobo, antiespañol, anticatólico, bajo el titulo abstruso y eufemístico de “resignificar el Valle de los Caídos” trata de derribar la cruz más hermosa de mundo.

Estos progres que seguro se hubieran apuntado hace 2000 años a levantar la Cruz en el monte Calvario, hoy tratan de derribarla de las montañas de la sierra madrileña.

En fin, que hay a quien -como al poseído ante el crucifijo de plata- se pone de los nervios al ver una cruz. No lo pueden evitar, se descomponen, es la furibundez del odio desatado a Dios. Estas pobres almas ignoran los demonios que las poseen. Recemos por ellos.

Nosotros ya desde hace un tiempo nos hemos aventurado -con el afán de alertar para tomar conciencia de lo que dijo el Señor: ¡Velad!- a que el periodo este de 3,5 años del fin de los tiempos comienza en otoño de 2020.

  

ACTUALIDAD CATÓLICA