El más que preocupante incremento de mal

El aborto, la eutanasia, la corrupción, los suicidios, los exorcizados, la pandemia (provocada o no), la disolución de la familia, los enfermos mentales, los ataques a las cosas sagradas, etc.

En fin, que así podríamos seguir enumerando hechos lamentables en que se pone de manifiesto la presencia del mal en medio de nuestro mundo. Estos son datos reales, que se dan como nunca antes se han dado. ¿A qué se debe?  Para los que interpretamos la realidad desde una lectura de fe, no podemos sino que concluir que el mundo, nuestro mundo, está bajo una presión e influencia del Maligno.

De los ataques a las cosas sagradas -que cada día se dan y en lugares inimaginables antes- es la siguiente noticia de ACIprensa:

“Incendio que destruyó histórica iglesia en EE.UU. fue provocado”

Las autoridades federales estadounidenses determinaron que el incendio que destruyó la histórica iglesia de San Leo El Grande en Tacony, en el noreste de Filadelfia, fue intencionalmente provocado en la tarde del domingo 9 de mayo.

La Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) y la Comisión de Crimen de Ciudadanos del estado anunciaron el jueves 13 de mayo una recompensa de 20 mil dólares por información que permita ubicar al responsable y capturarlo.

La iglesia San León El Grande, ubicada en la esquina de Keystone Street y Unruh Avenue, empezó a incendiarse cerca de las 5 de la tarde del domingo y los bomberos trabajaron durante casi dos horas para apagar el fuego. No se reportaron heridos.

“El caso aún es una investigación criminal en curso, pero nuestros investigadores de incendios de ATF, que están certificados en ciencia de incendios, han determinado que fue un incendio provocado. Creemos que habrá mucha gente que se manifestará porque esto es sentimental para la gente de este vecindario”, dijo el agente especial de ATF, Charles Doerrer, al medio 6abc Action News.

La iglesia San Leo fue construida en 1884 y se fusionó en el 2013 con la iglesia Nuestra Señora de la Consolación. La iglesia cerró en 2019 como lugar de culto y luego se sumó al patrimonio histórico de la ciudad. La iglesia fue vendida hace un mes a un propietario que se especializa en restaurar iglesias y que la iba a alquilar a grupos religiosos.

Ken Gavin, portavoz de la Arquidiócesis de Filadelfia, dijo a Univisión que “la Arquidiócesis está trabajando para ayudar a los líderes parroquiales a afrontar este desafío y el tipo de ayuda que estará disponible a través del seguro se determinará en los próximos días”.

ACTUALIDAD CATÓLICA