Signo de los tiempos: el hambre

julioampuero-peru. Infocatolica

Cuando en nuestro mundo cabalga el cuarto caballo apocalíptico, el caballo verdoso, sobre el que cabalga el Maligno, con el nombre de Muerte, y nos hallamos compungidos por esta peste asesina del coronavirus, que se ensaña con los más débiles, las personas mayores y sin defensas, a las que la sociedad ha dejado desamparadas, avocándoles a una especie de maldita eutanasia sobrevenida, pese haber dado lo mejor de ellas mismas en sus años pasados; ahora continua su galopar criminar matando con el hambre.

El hambre es otro de los signos que se darán al final de los tiempos -es Palabra de Dios-:    Lucas (21,11): “Habrá grandes terremotos, peste y hambre en diversos lugares, habrá cosas espantosas, y grandes señales del cielo”,  y que también anuncia en el libro del Apocalipsis, al hablar del cuarto caballo: “Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto Viviente que decía: `Ven´. Miré entonces y había un caballo verdoso; el que lo montaba se llamaba Muerte, y el Hades le seguía. Se les dio poder sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con la espada, con el hambre, con la peste y con las fieras de la tierra.” (Ap 6,7-8).

El hambre, como la epidemia que asola a nuestros mayores, también tiene su actuar preñado de maldad: se ceba contra los más débiles, los pobres y desprotegidos socialmente. A este gente que las circunstancias -múltiples y complejas- de la vida se ha relegado al último lugar, a padecer la hambruna, por su marco geográfico o por la situación política de su país, o simplemente, porque no ha dispuesto de capacidad para ganarse la vida y han llegado a la marginalidad y a malvivir pobremente; umbral de la pobreza que cada día en nuestras ciudades se ensancha más; pues, a esta gente, ahora este Maligno jinete del Cuarto Caballo, dirige su maldito cabalgar.  Estos, los pobres y hambrientos, son como ocurría con los mayores, personas indefensas, y con ellas se ceba el Mal.

Aquí hacemos un breve comentario para aquellos que hablan sobre si esto es un castigo de Dios. Resulta inexplicable, cómo que aquellos que son los preferidos de Dios, los más humildes, pobres, débiles, enfermos, últimos, descartados… sean los que paguen el supuesto cabreo de Dios. Es algo diabólico, y no divino. (Otra cosa es lo que Dios pueda hacer con esos mimbres, es decir, servirse de esa realidad nefasta para revertir la situación. Más o menos y  entre comillas, lo del refrán “no hay mal que por bien no venga”).

El hambre ha existido, existe (todos los años mueren por esta causa 40 millones de personas) y existirá (Jesús ya nos lo dijó: ” Pobres siempre tendréis entre vosotros”, Mt 26, 11). Pero ahora está empezandose a acentuar, y muestra un rostro drámatico y miserable, cabalgando a la grupa de este cuarto caballo, que acumula en sí varios males criminales: la espada, el hambre, con la peste y con las fieras (cf. Ap 6,8). Vean las huellas -que nos avisan- de la cabalgadura del hambre:  

130 millones podrían estar al borde de morir a finales de este año. El director del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas advierte que estamos al borde de una hambruna de proporciones bíblicas.  Además de la pandemia por coronavirus, el mundo está también «al borde de una pandemia de hambre» que podría conducir a «hambrunas múltiples de proporciones bíblicas» en unos pocos meses si no se toman medidas inmediatas.” (http://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=37493)

Julio Alonso Ampuero – 23/04/20.  Escribo desde Perú. Aquí, en Lima sur, la gente está pasando hambre. Miles y miles de familias que viven al día, que mal que bien van saliendo adelante –obreros, vendedores ambulantes, inmigrantes venezolanos…–, han quedado atrapados por el estado de emergencia.” (http://www.infocatolica.com/?t=opinion&cod=37500)

Las colas del hambre y la pobreza inician su escalada en Madrid: “Cada día viene más gente nueva”. Parroquias, Cáritas, comedores sociales y el Banco de Alimentos de Madrid alertan de una nueva crisis en la capital: se disparan en más de un 30% las peticiones de ayuda para comer”

(https://elpais.com/espana/madrid/2020-04-23/la-pobreza-inicia-su-escalada-cada-dia-viene-gente-nueva-las-colas-son-larguisimas-para-pedir-comida.html)

Las peticiones de ayuda a Cáritas de Madrid se triplican con la crisis y el 40% llega por primera vez. La mayoría de las peticiones son para cubrir necesidades sociales, principalmente alimentos, gastos de vivienda y medicinas.”

(https://m.europapress.es/madrid/noticia-peticiones-ayuda-caritas-madrid-triplican-crisis-40-llega-primera-vez-20200423121544.html)

 

ACTUALIDAD CATÓLICA