Retroceso religioso

Basilica de la Concepcion (Madird). un día de diario.

Hace tiempo, y a lo largo de toda las historia, la vida de todo el mundo —individuos y pueblos— estaba referenciaba a Dios o a los dioses, hoy día no. Dios —por decirlo claro y abruptamente— no pinta nada en la vida —a ojos vista- de la gente. El factor Dios en las películas que de alguna manera son un reflejo de la realidad —y que incluso, viceversa, la realidad es un reflejo de ella; como si hubiera una interacción— no aparece para nada. Hoy día en el cine o series televisivas Dios carece de papel alguno; tan solo ha quedado reflejado en algunas películas ya añejas de corte histórico o de temática expresamente religiosa.

La mundanidad de hoy día está acabando con la religiosidad explícita y —lo que es más grave— inherente al ser humano. “Lo cierto es que el mundo de lo religioso experimenta un retroceso. Que está constantemente sugerido con el aire que se respira o sencillamente impuesto”, afirmaba  el escritor José Jiménez Lozano.

Hay datos espeluznantes: como el que en la católica Irlanda tan solo se haya ordenado un sacerdote este año; Una interesante referencia a la escasez de sacerdotes en Italia que ha perdido 6.000 en los últimos 30 años, y si esto es grave, es mucho más el hecho de que lo que queda se ha envejecido y que los próximos años asistiremos a una caída mucho mayor; otro tanto cabe decir de España, y en la cual en tan solo seis años se ha reducido el número de bautizados en 46.888, el de matrimonios en 10.620, el de curas en 1.476 y el de religiosos/as en 18.843 religiosa/as, y en los últimos veinte años se han perdido un 22,7 % de católicos practicantes; en Francía desde la penetración de la Masonería con la Revolución de 1789, no ha levantado cabeza en lo religioso (ahora, existe más el islamismo; hay más mezquitas que iglesias), y en la actualidad tan solo un 7% va a misa; en Alemania, la apostasía y el abandono de las iglesias protestante y católica es la tónica dominante, a la católica que ha venido a unir el sínodo progresista que amenaza con un cisma; en Inglaterra la mayoría de la juventud dice no tener religión; en todo los países cristianos de Occidente, constructores de obras fabulosas de arte dedicadas a Dios, como la catedrales o iglesias de excelsa belleza y testimonio del musculo de la fe de sus pueblos, hoy día están vendiéndolas al mejor postor o simplemente dejándolas abandonas o destinadas al turismo; en los Países Bajos su iglesias se han cerrado y vendido o están a la venta, como ejemplo significativo es la catedral de Utrecht (Holanda) ; en Estados Unidos dos de cada tres abandonan su iglesia protestante al llegar a la mayoría de edad.

En fin, que hemos llegado al hombre mundano, paganizado por el espíritu del tiempo, incapaz de acceder a la espiritualidad que le es propia. Dice san Pablo, el hombre psíquico no acepta las cosas del Espíritu de Dios; son locura para él y no puede entenderlas, ya que hay que juzgarlas espiritualmente (1 Cor 2,14.).

 

ACTUALIDAD CATÓLICA