Dones sobrenaturales de Protección a quien usa el Escapulario Carmelita

 

¿Por qué es tan importante el Escapulario Carmelita?

El Escapulario carmelita no tiene solamente un valor simbólico como en general tienen los objetos devocionales, sino que tiene dos características que hizo por ejemplo que Juan Pablo II lo usara toda la vida y muriera con él. La primera es que fue entregado directamente por la Virgen María a la Orden el Carmen en una aparición. Y la segunda es que hay dos promesas sobrenaturales de la Santísima Virgen a quienes lo usen.

LAS DOS PROMESAS DE LA VIRGEN MARÍA

 

Morir en gracia de Dios

Preservación o exención del infierno para cuantos mueren revestidos con el Escapulario Carmelitano. 

Las palabras de la Virgen fueron éstas: “El que muriere con el Escapulario no padecerá el fuego del infierno”.

 

Salir del Purgatorio lo antes posible

Estando orando el Papa Juan XXIII, se le apareció la Virgen, vestida del hábito carmelitano, y le prometió sacar del purgatorio el sábado después de la muerte al que muriese con el Escapulario.

María dijo al Papa: “Yo Madre de misericordia, libraré del purgatorio y llevaré al cielo, el sábado después de la muerte, a cuantos hubieses vestido mi Escapulario”.

 

EL ORIGEN DEL ESCAPULARIO

Ahora usted puede preguntar, “¿Dónde, pues se originó el escapulario?”

Después que los eremitas Carmelitas comenzaron a emigrar a Europa por el 1200, tuvieron algunos momentos difíciles para establecerse, hasta obtener el reconocimiento pleno de la Iglesia y garantizar la supervivencia de la Orden.

 

La tradición nos dice que San Simón Stock, un carmelita inglés, en una visión de María, recibió de sus manos el escapulario marrón en la que ella le dijo:

“Este es un privilegio para ti y el orden: el que muere llevando este Escapulario será salvo”. Ver más aquí

Desde este momento un cambio milagroso tuvo lugar en la Orden.

 

PRIVILEGIO SABATINO

Hubo la creencia más adelante en el llamado Privilegio Sabatino. Este privilegio es una promesa de la Virgen que consiste en la liberación del purgatorio el primer sábado (día que la Iglesia ha dedicado a la Virgen) después de la muerte por medio de una intercesión especial de la Virgen

Se originó en una bula o edicto que fue proclamado por el Papa Juan XXII en marzo 3, 1322 como resultado de una aparición que tuvo de la Virgen en la que prometió para aquellos que cumplieran los requisitos de esta devoción que

“como Madre de Misericordia, con mis ruegos, oraciones, méritos y protección especial, les ayudaré para que, libres cuanto antes de sus penas, sean trasladadas sus almas a la bienaventuranza”.

 

Condiciones para que aplique este privilegio

1) Usar el escapulario con fidelidad.
2) Observar castidad de acuerdo al estado de vida.
3) Rezo del oficio de la Virgen (oraciones y lecturas en honor a la Virgen) o rezar diariamente 5 décadas del rosario.

El Papa Pablo V confirmó en una proclamación oficial que se podía enseñar acerca del privilegio sabatino a todos los creyentes.

 

LA COFRADÍA DEL ESCAPULARIO CARMELITA

Cualquier persona que opta por inscribirse en la Cofradía del Escapulario se identifica con la misión de la Orden del Carmen: ser en el mundo signo profético de la unión con Dios, que es la de “estar en la presencia de Dios” como testigo de su misericordia en comunión con nuestros hermanos y hermanas. María nos conduce en este camino de fe hacia su Hijo. Puede leer más aquí.

Así, las palabras de la Investidura establecen:

Recibe este Escapulario, un signo de su relación especial con María, la Madre de Jesús, a quien le prometiste a imitar. Que sea un recordatorio de tu dignidad como cristiano, en el servicio a los demás y la imitación de María.

Llévalo como un signo de su protección y de pertenencia a la Familia del Carmelo, haciendo voluntariamente la voluntad de Dios y dedícate a construir un mundo fiel a su plan de comunidad, justicia y paz”.

Fuentes:

 forosdelavirgen.org