Bien por mal. Fray Escoba

Fray Escoba – Filmaffinity

“No te dejes vencer por el mal; al contrario, vence el mal con el bien.” (Rom 8-19-21).  

“Nadie vuelva a otros mal por mal, mas tened siempre por meta el bien, tanto entre vosotros, como para los demás. Estad siempre alegre. Orad sin cesar. Dad gracias en toda coyuntura, porque esto es lo que Dios quiere de todos vosotros en Cristo Jesús. No extingáis el Espíritu.”  (1 Tes 5,15-20).

 

*****

        El santo de la  escoba hacía las veces de peluquero en el convento y así le sucedió lo siguiente.

         Un corista, o sea un estudiante, debía renovarse la tonsura y fue con él.

       Como buen peluquero Marín preguntaba de vez en cuando si algo le molestaba y el cliente, con los ojos cerrados, contestaba que no.

    Mientras avanzaba la operación entró por lo mismo el Padre Maestro, que silenciosamente tomó asiento.

        Al finalizar, el barbero invitó al estudiante a mirarse en el espejo; pero en lugar de complacencia brotó una mueca de disgusto porque la tonsura no había salido bien y con la mueca no tardó en brotarle un insulto:

       —¡Perro mulato! ¡Hipócrita!

        Pero el Padre Maestro intervino de manera fulmínea para castigar al insolente:

       —Hoy se dará usted una disciplina y, además, comerá pan y agua solamente.

       Martín sabía lo pesado que era ese castigo, que además era público, de rodillas frente a todos, y solicitó perdón para el pobre estudiante.

     Lo disculpó diciendo que la injuria nació de una irritación repentina e incontrolable, que el muchacho no había dicho más que la verdad, porque era un perro mulato, un donado, y hasta se ofreció a sustituir al culpable. Tan porfiada insistencia convenció al Maestro.

      Y como se fuera entristecido el mencionado hermano, Martín buscó la forma de arreglarse con él. Cuando servía las mesas se le acercó y le regaló un plato con mermelada de melocotón que él mismo le había preparado.

       Sorprendiendo al estudiante con tan insistente bondad, logró conquistar su afecto y amistad, él que había sido la víctima en todo esto.[1] 

o0o

        “Sólo hay una manera de poner término al mal, y es el devolver bien por mal.” (L. Tolstoi).

 *****

Doblegar el mal con el bien es la victoria más hermosa y el único empeño o lucha que merece la pena.

Parece una victoria tan poca cosa, sin embargo, es el verdadero milagro: el de torcer el pulso al mal con el bien, algo que quedará para siempre, porque místicamente Dios ha intervenido en ello.  

El arma que parece mal débil, la humildad, es la que consigue la más y mejores victorias en las refriegas contra la maldad; deja que la gracia actué en sí, la presencia del Espíritu Santo es quien potencia y agiganta al pequeño, sencillo, manso y humilde.

Sólo la bondad doblegará a las fuerzas negativas, las que el Maligno despliega en este mundo.

El bien es más silencioso que el mal, pero eso se nota menos; es más humilde que este soberbio. Una caricia hace menos ruido que una bofetada.

Todo lo demás dejadlo en manos del Señor (también por esta razón: porque es lo que Dios quiere, y nosotros estamos comprometidos en hacer lo que a Él le agrada):

“Queridos, no os venguéis vosotros mismos, más bien dad lugar al castigo de Dios, pues está escrito: “Mia es al venganza. Yo pagaré, dice el Señor”. De tal manera que si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber; que si haces esto, amontonarás tizones encendidos sobre su cabeza. No te dejes vencer por el mal; al contrario, vence el mal con el bien.” (Rom 8-19-21)

…o0o…

Les invitamos a acceder a la pagina carismática de san Martín de Porres: http://www.frayescoba.info/

……………………

[1] www.elbuenpastor.8m.net

ACTUALIDAD CATÓLICA