Inquietante acoso al Papa

Inquietante acoso al Papa

Aunque ya lleva tiempo, el acoso al Papa Francisco comienza  a ser preocupante.

Tendremos que echar mano de aquello del papa Pablo VI: “el humo del infierno ha entrado en la Iglesia”, para poder explicar tantas cosas como ocurren en torno al Vaticano y al Santo Padre.

Entre los masones emboscados, los agraviados por destitución o relevo por la reforma de la Curia emprendida por el Papa, los expulsados por comportamientos deshonestos o implicados en delitos, los ultraconservadores, los lobbies, ….los arrieros, medios de comunicación que se aprovechan para pescar en rio revuelto, etc., y a los que habría que añadir a aquellos que en disputa teológica noble y desinteresada, se enfangan torpemente en el barro. Todo ellos, por motu propio, por fragilidad humana o porque están poseídos por algún demonio (de la envidia, la venganza, el desquite, la codicia, etc.) se dedican a malmeter, encizañar y airear todo cuanto pueden (incluso con carteles pegados en los muros del Vaticano), para crear malestar contra el Papa y esparcir una imagen pésima del mismo y del Vaticano y de la Iglesia. ¡Un pena!

En estos días han salido nuevos asuntos, chismes o problemas…, que más o menos van en este línea de disparar bajo la línea de flotación de la barca de Pedro.

Antes de hablar del asunto mollar de la misiva, me referiré a el caso Milone, ex revisor general y hombre clave en la reforma financiera impulsada por el Papa, quien rompió el silencio y denunció que fue obligado a renunciar,  acusándosele de espionaje a altos funcionarios. En una entrevista simultánea concedida a varios medios de comunicación (Il Corriere della Sera, Wall Street Journal, Reuters, Sky Tg24) ha ofreció un amplio relato.  En Aciprensa y Lastampa.it, pueden leer sobre los pormenores.  En fin, todo ello bastante apestosillo. Tan solo quiero anotar una observación que hace Milone: “Creo que el Papa es una gran persona, y había iniciado con las mejores intenciones. Pero temo que ha sido bloqueado por el viejo poder que está ahí, y que se sintió amenazado cuando entendió que podía referirle al Papa lo que había visto en las cuentas. Esto dice la lógica”.  

Y el tema candente, serio y de recorrido es la misiva, de 25 páginas y titulada Correctio filialis de haeresibus propagatis (Una corrección filial con respecto a la propagación de herejías), fue remitida al Pontífice el pasado 11 de agosto y se difundió este domingo 24 de septiembre a través de un portal de internet.

Sobre este asunto entraré en un próximo artículo, porque merece una atención especial. Vaya por delante que no estoy en absoluto de acuerdo con la postura de los firmantes ni del texto ni del trato ni del mal estilo acusatorio de, nada menos, de herías…

Sobre el economista Ettore Gotti, que es uno de los significados que encabeza esta especie de movimiento que iniciaron, nada discretamente los cuatro de la Dubia, y que fuera presidente del IOR, comentar que es de poco inteligente ser “cartel” de esa manifestación cuando debería quizá aclarar algunos puntos oscuros de su paso por la dirección del banco del Vaticano. También aquí tan solo quiero anotar una observación que hace Gotti, en la entrevista realizada por InfoVaicana: “Los enemigos del Papa están bien camuflados, callados, no se exponen con una carta abierta y firmada”.

Espero equivocarme. Pero estos humos, huelen a cisma… Y a que el Cielo se acabe cansando…

Luis M. Mata