Las cuentas del Vaticano

Esto parece tener tradición milenaria… Todo ya empezó allá con Judas, el contable portador de los “caudales” en los prolegómenos de la fundación de la Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo.

Resulta vergonzoso que cada dos por tres surjan noticias sobre las irregularidades y manejos de los dineros del estado Vaticano. Quien debiera ser un crisol de trasparencia y honradez, resulta ser lo contrario. ¿Dónde está el testimonio de cristiandad?

Desde hace años, medio siglo, se repiten las noticias de este jaez, escandalosas, que abochornar al católico fiel, y que para el no creyente resultan ser un antitestimonio para que siga no creyendo.  

Esta es la última noticia: “Documentos del Vaticano detallan inversiones sospechosas en la Secretaría de Estado” (puede ver la noticia completa: AQUÍ)

Es triste y lamentable todo esto y máxime cuando ya llueve sobre mojado tanto y tanto tiempo. Luego vienen los antipapa Francisco a atacarle… Cuando está luchando denodadamente por acabar con estas prácticas y a su vez por dar testimonio de vivir sencillamente, sin lujos ni boato en la residencia de santa Marta. Tal vez sea por esto por lo que, en parte le fustigan, porque la mafia (o mafias) no consienten que se entromezca a hacerles perder la bicoca y el status quo en el que tan bien les va y viven.

Definitivamente hay que poner en pared contra todas estas prácticas. Cueste lo que cueste. En el corazón de la Iglesia, del Cuerpo de Cristo, no puede se puede “predicar contra Cristo”, ser antievangélico; porque es todo lo contrario a la esencia de la Iglesia.

Y como resulta intolerable, hay que empezar definitivamente por fumigar todas las instancias del Vaticano, después entrar con un lanzallamas, luego con máquinas excavadoras derribar todo y terminar con apisonadoras, y que no quede piedra sobre piedra. Más vale perderlo todo, que no el TODO.

 

¡Ya está bien!… (Perdonen por la indignación, pero es que…)

 

Señor, haz algo.

 

ACTUALIDAD CATÓLICA