La urgencia de la responsabilidad patena

pixabay

Hoy día más que nunca la responsabilidad de los padres en la formación de sus hijos como personas dignas de tal, es más importante que nunca.

Dice el sabio dicho español “la cabra tira al monte“. Es decir, hay en estos animales una tendencia irrefrenable a subirse por las zonas más escarpadas de las laderas montañosas. De igual modo existe una tendencia en el ser humano a ir hacia a lo más cómodo, placentero… Si a este tendencia no se la pone cote, ordena, se la encauza y somete a cuestiones importantes, serías y responsables, según convengan a la dignidad de ser persona, su grandeza, libertad, naturaleza y voluntad, nada elevado se conseguirá de ella, y el fracaso como tal estará asegurado. De nada sirve el buenismo paternal de desear que quiere la felicidad de sus hijos, que hagan pues lo que quieran…, sin negarles nada, consintiéndoles todo…

Si vosotros, queridos padres, no les dices a vuestros hijos qué es el bien y qué el mal, qué es lo correcto o lo inapropiado, que es la responsabilidad…,  alguien lo hará por vosotros, ¡estad seguros!: la sociedad, la escuela, los amigos, los compañeros, internet, los medios de comunicación, la televisión, las series cinematográficas, etc. Decía nuestra santa Teresa: “Espántame algunas veces el daño que hace una mala compañía” , y en este “compañía” de hace 500 años cabe hoy toda este relación  de medios ambientales que acabamos de enumerar y que producen tantísima influencia sobre la mentalidad y concepción de la realidad, de la vida, del bien y del mal, etc. De modo que podemos concluir con Cervantes: “Quien mal anda, en mal para; (…) que las malas compañías no pueden enseñar buenas costumbres”.

Dejar a los hijos al albur de las circunstancias, en manos del mundo… es de una gravedad extraordinaria y el error que unos padres pueden cometer. Pues el mundo es embaucador y encamina a las personas según sus intereses que no coinciden precisamente con los del ideal de ser humano más logrado, sino en todo lo contrario; esto dice san Pablo: “Mirad que nadie os seduzca mediante la filosofía y vano sacrificio según la tradición de los hombres, conforme a los elementos del mundo y no según Cristo (Col 2,8-9).

De ahí que todos los padres responsables cuidarán de que sus hijos crezcan sin torcerse, de acuerdo a los valores humanos más elevados, y que coinciden con los expresados en los evangelios por el Ser Humano por excelencia: Jesucristo, matriz de todas las personas creadas a su imagen y semejanza, y vocacionadas a ser según Él es.

La urgencia de la responsabilidad patena se hace actualmente de inminente consideración. Hay tantísimo en juego…, dado el ritmo de los acontecimientos y los derroteros por los que camina el mundo, estás tiernas personitas muy pronto serán protagonistas de las grandes cosas que están por venir -o viniendo- y que van a arrasar con tanta paja, sin peso, tan vacua y manipulable, y donde tan solo los pocos que se mantengan firmes  fielmente a los valores indeclinables, espiritualmente sobrevivirán.

Les invitamos a leer en artículo:  Responsabilidad patena: “Dime con quién andas…

ACTUALIDAD CATÓLICA