La libertad religiosa en el mundo

El derecho a la libertad religiosa es un derecho primario y su reconocimiento o nulo respeto habla bien a las claras del nivel básico de una sociedad o comunidad que posibilite la convivencia saludable.

En el informe  de 2021 sobre la Libertad Religiosa en el Mundo de Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), se pone de manifiesto la importancia detalladamente esta realidad de sangrante -y nunca mejor dicho- en cuanto a la falta de tolerancia y consideración de las libertades y derechos de los demás en esta materia fundamental como es la religiosa. Hay varias cosas a destacar y que provocan el ser comentadas:

  • En un mundo como el actual de bien entrado en siglo XXI, parece mentira que suceda esto en tal alta proporción de la Humanidad: la libertad religiosa se vulnera prácticamente en un tercio de los países del mundo (31,6%) en el cual viven dos tercios de la población mundial. El 67% de la población mundial, es decir 5.200 millones de personas, vive en países con graves violaciones a la libertad religiosa.
  • Otro hecho es que algunos países de estos no son marginales, periféricos o del tercer mundo, no; son países protagonista del mundo actual y con una gran población como China (camino de convertirse en la primera potencia mundial, los países musulmanes (algunos de ellos con unos estándares de vida elevadísimo), o la India (tan poblada y de un sectarismo nacionalista religioso antes nunca visto), etc.
  • Algo que no figura como atentatorio a la libertad religiosa, pero que es real – real cada vez más- es la persecución religiosa de baja intensidad -pero muy real y eficaz- que se ejerce, como si nada, en los países occidentales, y no comprendidos entre los que atentan contra ese derecho.
  • Y de esta realidad tan importante casi nadie habla. Los poderes del mundo (los gobiernos, la ONU, los medios de comunicación, etc.) callan y no se hace nada por solucionar o paliar en parte esta violación de un derecho fundamental que atenta contra la dignidad de las personas, y que tanto quebranto y sufrimiento comportan para tantísimos seres humano.
  • Al socaire de la pandemia del COVID-19 se han recortado derechos humanos, en pro de salvaguardar la salud; ahora bien  muchos gobiernos han aprovechado para imponer limitaciones extraordinariamente exageradas de la práctica y el culto. Ha habido una desproporcionalidad al comparar las normativas según las cuales la asistencia a los servicios religiosos estaba enormemente restringida mientras a los lugares de negocios o de ocio se les permitía aceptar un número de participantes mucho mayor.

 

Aquí pueden acceder al Informe sobre Libertad Religiosa en el Mundo 2021

 

ACTUALIDAD CATÓLICA