La consagración de Portugal y España a los Sagrados Corazones

Ayer 25 de marzo, en la Solemnidad de la Anunciación del Señor, tras el rezo del Rosario por las víctimas del coronavirus, sus familiares, personal sanitario, etc., el obispo de Fátima, cardenal Antonio dos Santos Marto realizó la consagración de España y Portugal al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María.

Ya Portugal fue consagrado al Sagrado Corazón de Jesús el pasado mes de octubre, en un acto en el que estuvieron presentes 37 obispos. Por su parte, España lo hizo el pasado mes de junio, en conmemoración del centenario de la consagración por parte del Rey Alfonso XIII el 30 de mayo de 1919.

La situación dramática de la pandemia es dolorosísima para mucha gente, no solo de España y Portugal, sino de todo el mundo, en amplitud y profundidad. Y no es únicamente un tema de salud, física; tiene una dimensión espiritual. Lo cual —contemplado desde una mira da fe—requiere de una lectura religiosa-teológica.

Cuando pase esta pandemia se verá en qué manera ha afectado al paisaje de lo humano y lo religioso; en el sentido de la humanidad perdida o recuperada y en el sentido de la creencia. Y si hay esperanza, o se sigue cabalgando -en términos dramáticamente apocalípticos- hacia la deshumanización y la apostasía.

Esto tiene dimensiones planetarias, no estrictamente ibérica (hispano-portuguesa). Y mucho nos tenemos que acciones como esta, de enfermedad contagiosa, y de otro tipo, obras del poder de las tinieblas, se van a suceder. Al objeto de quebrantar a la humanidad extinguiendo la bondad, el amor y la fe .

En cuanto a Portugal y España: el contenido el tercer secreto, cuyas primeras palabras, únicas conocidas hasta que se dio a conocer en el año 2000, son: “En Portugal se conservará siempre el dogma de la Fe…”, sugiriendo que en muchas otras partes del mundo la fe habrá desaparecido en el momento del cumplimiento de los designios divinos manifestados por la Virgen. Y en cuanto a España: Sagrado Corazón de Jesús prometió “reinaré en España…“, al igual que La Virgen del Pilar de Zaragoza reveló que “permanecerá este sitio hasta el fin de los tiempos“. De modo que ni Portugal ni España no apostatarán ni perderán su fe.

ACTUALIDAD CATÓLICA

 

P.D.: Los otros 22 países que fueron consagrados, a pedido de sus respectivas conferencias episcopales, son: Albania, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Cuba, Eslovaquia, Guatemala, Hungría, India, México, Moldavia, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Polonia, Kenia, República Dominicana, Rumania, Tanzania, Timor Oriental y Zimbabue.