China, la dictadura que no cesa

Desde hace cien años el comunismo chino ejerce una férrea dictadura. Lo último: acaba de arresta a un obispo, a 7 sacerdotes y a 10 seminaristas; unas fechas antes, saltándose el acuerdo que tiene con la Santa Seda, nombró obispos a espalda del Vaticano, mientras persigue a la Iglesia clandestina fiel a la doctrina católica romana, a cuyas actividades pastorales las considera de ilegales y criminales. El Partido Comunista Chino es el DIOS de las religiones en China; de modo que las fuerzas policiales ponen a los obispos bajo arresto domiciliario, imponen multas muy elevadas a los fieles, expulsan a los párrocos de las iglesias y arrestan a los sacerdotes y seminaristas.

E 20 y el 21 de mayo un centenar de policías de la provincia de Hebei entraron en una fábrica usada como seminario de la Diócesis de Xianxian, donde arrestaron a arrestó a Mons. Joseph Zhang Weizhu (ya encarcelado varias veces), a 7 sacerdotes y a 10 seminaristas. Las autoridades comunistas creen que hay más seminaristas que consiguieron escapar y los están buscando por la zona.

La policía recorre casa por casa para encontrarlos. Si descubren que hay signos relacionados con la fe católica (cruces, estatuas, imágenes sagradas, fotografías del Papa, etc.), secuestran y destruyen los objetos y multan a los propietarios.

Mientras el gobierno chino se perpetúa en el poder ejerciendo una dictadura que persigue los derechos humanos y religiosos, el mundo lo ignora, calla y consiente. Es más, lo blanquea, dándole título de ciudadanía, tratándole como si fuera democrático y respetuoso de los derechos humanos.

¿Hasta cuando la comunidad internacional libre va a seguir sin condenar a China? Y esto no solo a nivel de gobiernos y naciones, también de instituciones y de individuos. ¿Cuántos se opusieron a participar en las olimpiadas de Pekín, 2008? Y ¿Cuántos se negarán a participar en Beijing, en 2022?

Hay que hacer algo, por favor:

COI: Reubicar los Juegos Olímpicos de Beijing 2022 por los abusos de los derechos humanos en China

ACTUALIDAD CATÓLICA