En el 2017 sucederán GRANDES COSAS

Por qué en el 2017 sucederán GRANDES COSAS en el Mundo

¿Por qué debería ser significativo el 2017?

Porque se cumplen:

500 años del cisma Protestante, 400 años de la fundación de la Masonería Moderna, 100 años de las Apariciones de Fátima,100 de la Revolución Bolchevique en Rusia,50 años de la Revolución Sexual. 

Se trata de una larga pendiente descendente donde hemos visto del deterioro de la fe y la apostasía dentro de la Iglesia.

En medio de los cuales tenemos las apariciones de Fátima, que sucedieron 33 años después de la visión del papa León XII, en que Jesucristo le habría dado a satanás 100 años para intentar destruir a la Iglesia.

Las apariciones de Fátima y sus secuelas nos han permitido comprender el curso de los acontecimientos y donde van a desembocar.

 Muchos cristianos piensan directamente que el plazo dado a satanás terminaría en el 1917 (ver otra posición ligeramente diferente aquí).

Y esperan que pase algo sumamente importante en este año, por ejemplo el Aviso a la Humanidad y la Iluminación de Conciencia, también profetizado con anterioridad.

Un augurio de esto es que el año 2016 fue decretado Año de la Misericordia por el Papa Francisco, y Santa Faustina Kowalska recibió un mensaje de Jesús que le decía:

“Antes que el día de la justicia estoy enviando el Día de la Misericordia.
Estoy prolongando el tiempo de la misericordia por el bien de los pecadores.
Pero ¡ay de ellos si no reconocen este tiempo de Mi visitación!”.

Estamos convencidos que algo va a pasar en el 2017. Por lo menos un gran volumen de oración se va a levantar, de todos los rincones de la Tierra a los Cielos, pidiendo una intervención decisiva.

A partir de ahí no sabemos que podrá suceder.

 

EL SEÑOR NO HACE NADA SIN AVISARLE A SUS SIERVOS

La Escritura dice:

“En realidad, el Señor Yavé no hace nada sin comunicárselo antes a sus servidores, los profetas”. (Amós 3: 7).

El nacimiento de Jesús en Belén había sido profetizado durante mucho tiempo, al igual que la mayoría de las verdades centrales de Su ministerio y misterio pascual.

Dios avisa a Su pueblo de Sus planes, para que no nos sorprenda fuera de guardia o pensemos que Él actúa caprichosamente.

Ciertas profecías indican que 2017 será significativo.

Porque es el centenario de las apariciones en Fátima, que nos permitieron ver con claridad el plan de Dios.

Estas apariciones son únicas por el hecho que han sido afirmadas por un milagro y por la realización histórica.

Tres niños pequeños, Jacinta, Francisco y Lucía, fueron visitados por la Madre de Jesús seis veces en la región de Cova da Iría, Portugal, entre el 13 de mayo y el 13 de octubre de 1917.

En ese momento, sucedía la Primera Guerra Mundial y el mundo occidental era desgarrado por la sangrienta violencia.

En ese momento, las apariciones de Nuestra Señora generaron controversia y fascinación.

Pero más fascinación nos deben generar si analizamos todo lo que hubo y hay alrededor de ellas.

 

¿CÓMO EMPEZÓ?: LA VISIÓN DEL SANTO PAPA LEÓN XIII

Exactamente 33 años (período de la vida de nuestro Señor) antes del gran Milagro del Sol en Fátima, es decir, el 13 de octubre de 1884, el Papa León XIII tuvo una visión notable.

Cuando el anciano pontífice había terminado de celebrar la misa en su capilla privada del Vaticano, a la que asistieron unos cardenales y miembros del cuerpo de funcionarios del Vaticano, de pronto se detuvo al pie del altar.

Permaneció allí durante unos 10 minutos, como si estuviera en trance, con el rostro blanco ceniza.

Luego, pasando inmediatamente de la capilla a su oficina, compuso la oración a San Miguel, con instrucciones que fuera dicha después de todas las misas en toda la Iglesia.

Cuando se le preguntó qué había sucedido, explicó que, cuando estaba a punto de dejar el pie del altar, de repente oyó voces – dos voces, una amable y suave, la otra gutural y áspera.

Parecían venir de cerca del tabernáculo.

Oyó la siguiente conversación:

La voz gutural, la voz de satanás se jactaba ante Nuestro Señor: “Yo puedo destruir tu Iglesia”.

La suave voz de Nuestro Señor le contestó: “¿Puedes? Entonces, adelante, hazlo”.

Satanás: “Para hacerlo, necesito más tiempo y más poder”.

Nuestro Señor: “¿Cuánto tiempo? ¿Cuánto poder?”

Satanás: “75 a 100 años, y un poder mayor sobre los que se entregarán a mi servicio”.

Nuestro Señor: “Tú tienes el tiempo, tendrás el poder. Haz con ellos lo que quieras”.

 

33 AÑOS MÁS TARDE

El domingo 13 de mayo de 1917, los niños pastoreaban su rebaño como de costumbre en Cova da Iria, que estaba a un kilómetro y medio de sus hogares.

Ellos estaban jugando cuando de repente un brillante haz de luz perforó el aire.

La señora les habló y les dijo: “¡No teman! No te haré daño”

“¿De dónde eres?” preguntaron los niños.

“Soy del cielo” respondió la bella dama, levantando suavemente la mano hacia el lejano horizonte.

“¿Qué quieres de mí?”, preguntó Lucía.

“Vine a pedirles que vengan aquí seis meses consecutivos, el día trece, a esta misma hora. Después les diré quién soy y qué quiero”, contestó María.

El mensaje de Nuestra Señora era fundamentalmente de paz, pero ella advirtió de serias consecuencias si la gente no se volvía de todo corazón a su Hijo, se arrepentía de sus pecados y oraba por la paz.

Ella explicó que la guerra es un castigo por el pecado y advirtió que sin nuestro arrepentimiento, Dios castigaría aún más al mundo por su desobediencia.

Ella indicó que experimentaríamos los miserables frutos de nuestros pecados a través de la guerra, el hambre y la persecución de la Iglesia, el Santo Padre y los fieles católicos.

La Santísima Madre profetizó que si bien la Primera Guerra Mundial iba a terminar sin nuestro arrepentimiento, surgiría una segunda y peor guerra.
.
Y que Rusia sería el instrumento de castigo elegido por Dios, extendiendo los “errores” del ateísmo y el materialismo a través de la tierra, fomentando las guerras, aniquilando naciones y persiguiendo a los fieles en todas partes.

Más adelante profetizó que una última advertencia sería dada antes del estallido de una nueva guerra:

“Cuando se vea una noche iluminada por una luz desconocida, sepan que este es el gran signo dado por Dios que está a punto de castigar al mundo por sus crímenes”.

De hecho, un gran despliegue de la aurora boreal ocurrió en enero de 1938 en todo el hemisferio norte y alcanzó el hemisferio sur, convirtiéndose en titulares a nivel internacional.

Poco después, la Segunda Guerra Mundial estaba en marcha. Alemania ocupó Checoslovaquia en 1938 e invadió Polonia en 1939.

Como verificación de sus apariciones, Nuestra Señora prometió un milagro en la aparición final.

Con más de 70.000 personas presentes, el milagro del sol tuvo lugar el 13 de octubre de 1917.

Aquellos reunidos se maravillaron y temieron mientras el sol danzaba y se movía en el cielo en lo que había sido un día lluvioso.

Recordemos que esto fue profetizado en 1917, mucho antes de la Segunda Guerra Mundial y el ascenso de Rusia al poder.

La mayoría no podría haber imaginado una guerra más devastadora que la Primera Guerra Mundial, ni que Rusia, una nación pobre y en gran parte cristiana podría hacer tal cosa.

Sin embargo, todas estas profecías se cumplieron.

 

La tercera profecía de Fátima, que debería haber sido publicada en 1960 pero mantenida en secreto por sucesivos papas hasta el año 2000 (algunos dicen que aún no se reveló del todo), habló de un gran período de sufrimiento para la Iglesia, incluido el martirio del Papa.

Un obispo vestido de blanco sube una montaña hacia una cruz cerca de una ciudad en ruinas.

Pasa sobre los cadáveres de muchos mártires.

En la cima de la montaña, cerca de la cruz, él mismo es asesinado por un ejército.

En la visión podemos reconocer que el último siglo ha sido de mártiresun siglo de sufrimiento y persecución para la Iglesia, un siglo de guerras mundiales y las muchas guerras locales que han llenado los últimos cincuenta años y han infligido crueldades sin precedentes.

El Papa Juan Pablo II vio su cercano asesinato en 1981 posiblemente como cumplimiento de esta profecía e indicó que él escapó de la muerte sólo por la intervención misericordiosa de Nuestra Señora, en respuesta a la oración.

En 1929 Nuestra Señora se había aparecido a la Hermana Lucía en Tuy para pedirle al Papa la Consagración de Rusia.

El 12 de mayo de 1982 la Hermana Lucía escribió al Santo Padre:

“La tercera parte del secreto se refiere a las palabras de Nuestra Señora: ‘Si no, [Rusia] extenderá sus Errores en todo el mundo, causando guerras y persecuciones de la Iglesia. Los buenos serán martirizados.

El Santo Padre tendrá mucho que sufrir. Varias naciones serán aniquiladas”.

Un aspecto adicional de las apariciones de Fátima fue dado un año antes, en 1981.

La Hermana Lucía, la única vidente superviviente, escribió a Monseñor Carlo Caffara en el Vaticano sobre algo que escuchó de Nuestra Señora:

La batalla final entre el Señor y el reinado de Satanás será sobre el matrimonio y la familia.

No tengáis miedo… cualquiera que trabaje por la santidad del matrimonio y de la familia siempre será combatido y opuesto en todos los sentidos, porque este es el asunto decisivo.

Sin embargo, Nuestra Señora ya ha aplastado su cabeza”.

(Esta carta está ahora en los archivos del Instituto Juan Pablo II sobre Matrimonio y Familia.)

 

EL PRECEDENTE DE LOS 100 AÑOS

En Rianjo, España, en agosto de 1931, Nuestro Señor comunicó a la Hermana Lucía su insatisfacción con el Papa y los obispos católicos, por no obedecer su mandato de consagrar a Rusia.

Él dijo:

Hacedles saber a Mis ministros, dado que siguen el ejemplo del Rey de Francia en retrasar la ejecución de Mis peticiones, lo seguirán en la desgracia. Nunca es demasiado tarde para recurrir a Jesús y María”.

En otro texto Lucía escribió que Nuestro Señor se le quejó de esta forma:

“¡No quisieron escuchar mi petición! Como el Rey de Francia se arrepentirán de ello, y lo harán, pero será tarde.

Rusia habrá ya extendido sus errores por el mundo, provocando guerras y persecuciones contra la Iglesia. El Santo Padre tendrá mucho que sufrir”.

La referencia de Jesús a la desobediencia y el castigo del Rey de Francia es la siguiente:

El 17 de junio de 1689 el Sagrado Corazón de Jesús manifestó a Santa Margarita María Alacoque Su orden al Rey de Francia de que el Rey consagrara Francia al Sagrado Corazón.

Durante 100 años al día los Reyes de Francia se retrasaron, y no obedecieron.

Así que el 17 de junio de 1789 el Rey de Francia fue despojado de su autoridad por el Tercer Estado.

Y cuatro años después los soldados de la Revolución Francesa ejecutaron al Rey de Francia como si fuera un criminal.

En 1793 Francia envió su rey Luis XVI a la guillotina.

Él y sus predecesores no habían cumplido la petición de Nuestro Señor de que Francia fuera consagrada al Sagrado Corazón de Jesús, y así la desgracia había caído tanto sobre el rey como sobre su país.

La pregunta entonces es: ¿Cuándo comenzaron esos 100 años que Jesús dio a satanás?
No es certero, pero muchos creen que comenzaron en 1917 y por lo tanto terminarán en 2017.

Tal vez no terminen de repente, sólo Dios sabe.

Claramente la Iglesia ha sido duramente oprimida en estos 100 años.

Hemos perdido grandes cantidades de fieles en occidente.

Ha habido una persecución y una poda.

Ha habido agitación interna sobre la doctrina y la liturgia, una ruptura de la disciplina y un gran éxodo de sacerdotes y religiosos.

Hemos sido reducidos pero no destruidos.

Hemos sido preparados para algo… pero ¿para qué?

 

Y AQUÍ ESTAMOS EN LOS TIEMPOS MODERNOS

Con una humanidad desesperadamente confundida acerca de la naturaleza del matrimonio, la sexualidad y la familia.

Muchos que defienden lo que siempre la Iglesia ha enseñado y creído son llamados intolerantes, atrasados y / o fanáticos.

Según las apariciones de Fátima y esta adición posterior de 1981, estamos en el enfrentamiento final de este moderno ataque a la Iglesia por satanás.

Con el regreso del paganismo, viene con una terrible intolerancia al cristianismo.

De hecho, la Iglesia producido más mártires durante los últimos 100 años que en cualquier otro siglo.

Pero muy malas como eran las cosas en el mundo, la verdadera prueba para la Iglesia vendría cincuenta años más tarde, durante la Revolución Sexual de los años sesenta.

Es interesante notar que la erupción de esta revolución se produjo exactamente 50 años después en 1967.

El “Verano del Amor” vio a 100.000 personas que convergieron en el barrio Haight-Ashbury de San Francisco.

De hecho, esta canción de “The Mamas anf the Papas”, fue lanzada el 13 de mayo de 1967, en el 50 aniversario de la primera aparición de la Virgen en Fátima.

La revolución sexual ha traído una serie de calamidades a la sociedad humana como el auge de la anticoncepción y el aborto, la teoría de género y la homosexualidad,

También es notablemente interesante que Nuestra Señora apareciera en Fátima con sus advertencias exactamente 100 años antes del 500 aniversario de la revuelta protestante (1517-2017).

Porque similarmente a la de la Reforma en 1517, decenas de católicos abandonarían la Iglesia.

Las vocaciones sacerdotales y religiosas se secarían. La asistencia a la misa disminuiría drásticamente.

El clero católico y los laicos ya no estarían en la misma sintonía en términos de creencia y comportamiento con la doctrina tradicional de la Iglesia.
Y muchos asistentes a la iglesia que aún permanecerían, desarrollarían una moral y un estilo de vida comparable a los no católicos.

 

LA CONSTATACIÓN DEL HUMO DE SATANÁS POR PADRE DE PABLO VI

Y esto ha sido dramáticamente expuesto por los pontífices.

Hacia 1972 el Papa Pablo VI reconoció esta explosión del mal en estos tiempos.

De hecho, el 29 de junio de 1972 el Papa Pablo VI confirmó eso cuando dijo:

“Es como si por alguna grieta misteriosa el humo de Satanás ha entrado en el templo de Dios”.

Al año siguiente, el infame caso de Roe vs. Wade legalizaría el aborto en todo Estados Unidos, quien se encargaría de promoverlo por todo el mundo.

En el mismo año, en el aniversario del Milagro del Sol, el 13 de octubre de 1973, la última aparición de Nuestra Señora de Akita llevó este punto más lejos y nos dio una idea de cómo este “humo” nos afectaría.

Ella dijo:

“La obra del diablo se infiltrará incluso en la Iglesia. De tal manera que se verán cardenales oponiéndose a cardenales, obispos contra obispos…

La Iglesia estará llena de aquellos que aceptan compromisos y el demonio presionará a muchos sacerdotes y Almas consagradas para dejar el servicio del Señor”.

Esto se ha estado acelerando lo que desde los tiempos de la Revolución Francesa, los deístas han llamado “renovación” o “actualización” (aggiornamento)…

Así entró y se desarrolló el modernismo dentro de la Iglesia Católica.

La herejía del Modernismo sostiene que la Iglesia debe moverse con las tendencias culturales y los cambios de los tiempos.

La mayoría de los modernistas sostienen entonces que el Iluminismo (rechazo de lo sobrenatural) es una tendencia que la Iglesia debe seguir.

Que Jesucristo, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, no nos vino a comunicar verdades eternas, sino una moral genérica que debe adaptarse a la moral de cada tiempo.

Fuentes:

 

 Fuente: http://forosdelavirgen.org/111692/2017-grandes-cosas/