Investigaciones de Harvard aseguran beneficios mentales y físicos de formación religiosa

Los resultados de un estudio de la Universidad Harvard revelaron que la educación religiosa ofrece beneficios mentales y físicos a los niños.

De acuerdo con la pesquisa, divulgada por la Harvard T. H. Chan School of Public Health, niños que participan de la Santa Misa semanalmente o tienen una vida de oración activa son más positivos y poseen mayor satisfacción con la vida cuando alcanzan sus veinte años. Esos jóvenes, cuando adultos, tienen una tendencia a escoger un estilo de vida más saludable, evitando el vicio.

La muestra utilizada fue de 5 mil niños a lo largo de un período de 8 a 14 años. Al menos 18% de los frecuentadores regulares de la iglesia relataron niveles más altos de felicidad en sus veinte años que sus colegas no religiosos. Además, 29% tendían a unirse a causas comunitarias y 33% se alejaban de drogas ilícitas.

Según Ying Chen, uno de los autores del estudio, la formación religiosa de los niños en el contexto familiar y de la iglesia “puede afectar poderosamente su salud física, salud mental, felicidad y bienestar general”.

Emilie Kao, directora del Centro DeVos para Religión y Sociedad Civil de la Fundación Heritage, resalta que “las creencias religiosas dan a las personas fuerzas espirituales que llevan a hábitos saludables, construyen sus redes sociales y les dan la capacidad de superar obstáculos en sus vidas“. (EPC)

Gaudium Press