El médico agnóstico que se convirtió con la Sábana Santa

August Accetta se convirtió tras estudiar en profundidad la Sábana Santa

La Sábana Santa ha sido una constante de llamativas conversiones

«La ciencia me trajo de regreso a Dios» (August Accetta ).

August Accetta es un médico e investigador que encontró la fe y se convirtió al catolicismo observando y estudiando la Sábana Santa. Desde entonces, él mismo se dedica a difundir el sudario de Cristo y ha sido testigo que su caso no es único sino que esta tela custodiada por la Iglesia en Turín ha sido fuente de numerosas conversiones.

Este médico estadounidense recuerda como en 1994 llegó tras dos años de estudio intensivo a una conclusión sobre la Sábana Santa. En su interior, la evidencia científica era abrumadora. Era real.

Y entonces mientras contemplaba el cuerpo impreso en la tela de Cristo crucificado supo que debía enfrentarse a un problema personal sobre el que también había estado reflexionando en ese mismo periodo: ¿cómo podía permanecer siendo agnóstico?

En 1998 se exponía públicamente en Turín y el doctor Accetta fue hasta Italia a contemplarla. Dos horas permaneció en silencio sin poder moverse: “Fue abrumador. Las palabras no pueden describirlo”.

Tal y como recoge el National Catholic Registereste médico creció en el sur de California y durante su infancia y adolescencia acudía a la parroquia. Sin embargo, en la universidad abandonó la fe y fue persuadido de que fe y ciencia eran incompatibles. Finalmente, se casó con una protestante pero él siguió sin fe en lo sobrenatural.

Pese a todo, durante todos esos años la Sábana Santa ya era una curiosidad para él. Leyó por primera vez sobre ella cuando era adolescente y luego, en la escuela de medicina, desarrolló una amistad con un destacado científico de la Sábana Santa, Allan Wanger, de la Facultad de Medicina de Duke.

Años más tarde, los estudios personales de Accetta sobre la Sábana Santa se centraron en sus áreas de interés: medicina, química y física. Como doctor en medicina, por ejemplo, Accetta vio en ella la imagen de un cuerpo en estado de rigor mortis, pero que aún no había comenzado a descomponerse como ocurriría cinco días después de la muerte. Esto estaba en consonancia con lo que dice la Escritura sobre la resurrección de Cristo.

A la vez otras personas le iban aportando nuevas perspectivas. La artista de origen húngaro Isabel Piczek (1927-2016), por ejemplo, amiga de Accetta, era una experta en historia del arte. Concluyó que la imagen no podría haber sido pintada por un artista medieval y que su aparición en la tela es inexplicable.

De este modo, al estudiar la Sábana Santa de manera intensiva entre 1992 y 1994, las preguntas de Accetta sobre su autenticidad fueron siendo respondidas una por una. Esto además supuso para él un “proceso de crecimiento” que le fue acercando a la fe. Al final de esta investigación tuvo la certeza de que debía volver a Cristo. “A diferencia de muchos en el último siglo, la ciencia me trajo de regreso a Dios”, aseguró.

Su caso no es único puesto que hay otros científicos ateos, agnósticos o no cristianos que estudiaron la Sábana Santa y acabaron convirtiéndose al catolicismo y promocionando el Santo Sudario. Por ejemplo, Wanger pasó del ateísmo al catolicismo y Joseph Marino acabaría como sacerdote.

Su amiga Piczak explicaba que “la Sábana Santa parece tener una gran misión pastoral, provocando muchas conversiones inesperadas”.

Accetta ya estaba convencido de que el rostro de la Sábana Santa era de Cristo, pero ahora necesitaba saber cuál era la verdadera institución que creó Jesús. Estudioso por naturaleza, Accetta se sumergió en los estudios de teología e historia de la Iglesia. Cuando comenzó a leer las obras de los primeros Padres de la Iglesia y vio la doctrina católica en su enseñanza y práctica, supo que había encontrado su respuesta: “Me alegré de encontrar a Cristo en la Iglesia Católica. Cuando comencé mi estudio, nunca tuve la intención de volver a ella, pero ahí es donde me llevó mi proceso de búsqueda de la verdad”. Es más, consideraba que “no es casualidad” que la Sábana Santa esté confiada al cuidado de la Iglesia Católica.

Con la fuerza del converso y su conocimiento de la Sábana Santa creó en 1996 el Shroud Center of Southern California, dedicado a la promoción del sudario. En él cuentan la historia de la Sábana Santa, incluida la ciencia e investigación que hay tras ella. Muchos han acudido a este centro, incluido Stephen Shehyn, a quien Accetta le hizo un recorrido y se fue llorando.

Sentí que estaba de pie en la presencia de Nuestro Señor experimentando tanto su humanidad como su divinidad“, explicaba.

Shehyn había regresado recientemente a la Iglesia Católica en ese momento, y encontró su fe muy afirmada por este estudio de la Sábana Santa. Lo describió como “el quinto evangelio, que nos hace confrontar la realidad del sufrimiento, la muerte y la resurrección de Cristo”. Acabaría regresando a este centro, pero ya como voluntario para seguir expandiendo la Sábana Santa por todo el estado de California.

J.Lozano / ReL

Religionenlibertad