Pasó de ser un joven migrante educado al ateísmo a obispo

Mons. Arjan Dodaj, obispo auxiliar de Tirana.
Mons. Arjan Dodaj, obispo auxiliar de Tirana. (MARKETIN PICI)

La historia de Don Arjan Dodaj. Llegado a Italia en uno de los grandes barcos de inmigrantes en 1993, fue soldador. Descubrió la fe que su abuela le transmitió cantando. Se hizo sacerdote. Hace tres años regresó a Albania. El Papa lo nombró auxiliar de Tirana

En el eco de sus palabras, por teléfono desde Tirana, todavía queda la sorpresa de lo que le acaba de pasar. El anuncio del nombramiento recibido. La suya es una de las muchas grandes historias de las cuales está entrelazada la vida diaria de la Iglesia. Arjan Dodaj, de 43 años, nacido en Laç-Kurbin en la costa de Albania, llegó a Italia con dieciséis años como migrante después de cruzar el mar Adriático en un barco. Huyó de su país en una noche cálida y estrellada en septiembre de 1993, buscando un futuro y la forma de ayudar a su pobre familia. Trabajó como soldador y jardinero trabajando más de diez horas al día. Encontró una comunidad que lo hizo sentir como en casa. Entonces descubrió la fe cristiana, de la que quedaron rastros en su ADN gracias a las canciones que le susurró su abuela. Diez años más tarde fue ordenado sacerdote por Juan Pablo II para la Fraternidad Sacerdotal de los Hijos de la Cruz, Comunidad de la Casa de María. En 2017 regresó a su país como sacerdote fidei donum. El pasado 9 de abril, el Papa Francisco lo nombró obispo auxiliar de la arquidiócesis de Tirana-Durres.

“Llegué a Italia apenas cayó el comunismo – dice el nuevo obispo electo – en ese momento no era posible obtener visas regulares. Las lanchas a motor eran la única forma. Desafortunadamente, había grandes barcos que partían y algunos que, por desgracia, no llegaban”. Arjan nació y creció en una familia comunista albanesa y fue educado en el ateísmo. “Nací en un contexto donde desafortunadamente todas las señales que recordaban la fe fueron prohibidas. En los primeros años de mi vida, nunca escuché de la existencia de Dios. Desafortunadamente, mis padres se vieron terriblemente afectados por el efecto del comunismo. Pero los abuelos rezaban al Señor“.

Es la abuela materna de Arjan quien le inculcó las primeras palabras de fe.Mi primer encuentro con las cosas de Dios es como un estribillo dentro de mi cabeza, dentro de mi alma. Mi abuela era totalmente libre a pesar de las amenazas y vivió la experiencia de la oración. En su época, sin saber escribir, aprendieron las oraciones cantando. Por tanto, sabían las oraciones con rima, conocían la doctrina. Solo cuando llegué a Italia descubrí que muchas cosas, sobre los sacramentos por ejemplo, ella me lo decía cantando en casa, mientras trabajaba, mientras limpiaba. Cantaba. Gracias a eso yo también lo aprendí. Aprendí la segunda parte del Ave María. Siempre me hacía decir el segundo verso. Así es como me transmitía Dios”.

Don Arjan: he aprendido la fe de mi abuela

Poco después de la caída del comunismo, Arjan intenta abandonar el país. “Como muchos otros jóvenes, hice muchos intentos. La primera vez nuestro barco se rompió… Hoy agradezco al Señor que no partiera, porque no sé qué podría habernos pasado, estábamos todos aplastados, amontonados. Aventuras no contadas, realmente un éxodo. Luego, en intentos posteriores, pude subirme a uno de esos barcos que partían de la costa de mi ciudad, desde esta hermosa laguna, a la que solía ir de niño. Salimos en la noche del 15 de septiembre de 1993. Gracias a Dios, el mar estaba muy tranquilo, el Señor nos preservó. Recuerdo muy bien que en ese momento toda mi existencia, mi historia realmente estaba migrando, ya que nos separamos de esa costa, con ese cielo lleno de estrellas, esa noche. Dentro de mí sentí la lágrima con esos lazos, con esa vida, con esa familia”.

Don Arjan: llegado a Italia en barco de inmigrantes

El nuevo obispo auxiliar de Tirana lo explica: “Hoy se ve llegar a muchas personas en barcos. ¡Creo que deberíamos pensar en estas lágrimas, estos sacrificios, estas dolorosas vicisitudes, porque si no fueran dolorosas no vendrían!”.

Gracias a los amigos que emigraron a Italia justo antes que él, Arjan encuentra refugio en el área de Cuneo, en Dronero, donde se convierte en aprendiz de soldador: “Soldábamos las estructuras de las bicicletas. Luego también hice muchos otros trabajos, en construcción y jardinería, para poder ayudar a mantener a mi familia porque éramos realmente muy pobres”. Otros amigos lo invitan a un encuentro en la parroquia. “Trabajaba muchísimo, a veces incluso más de diez horas al día, y por la noche estaba agotado. No tenía muchos amigos. Me dijeron que había un buen grupo de jóvenes en la parroquia, seguido por Don Massimo, quien hacía referencia a la comunidad de Casa di María. ¡Realmente me encontré muy a gusto! Encontré la familiaridad que necesitaba en esa fase muy delicada de mi juventud”.

Don Arjan: asi nació mi vocación

Arjan fue bautizado y en 1997 pidió ser aceptado en la Fraternidad Sacerdotal de los Hijos de la Cruz, Comunidad Casa di María, en Roma, donde se preparó para ser sacerdote. Con dificultades de afrontar con sus padres. Diez años después de su desembarco en Italia, el Papa Wojtyla puso sus manos sobre su cabeza en San Pedro. “En 1993, el año en que fui a Italia, San Juan Pablo II visitó Albania. El país acababa de salir de la dictadura, parecía un pozo abierto, había mucha miseria y pobreza, pero al mismo tiempo un gran deseo de novedad. Yo también, al igual que muchos jóvenes y muchas otras personas, recuerdo el gran cordón humano que acompañaba el auto del Papa desde Tirana hasta Shkoder. Su figura siempre me ha acompañado, y nuestra Santa Madre Teresa ha hecho lo mismo. Ella, mientras salíamos de la dictadura, nos derramó ese bálsamo de ternura, de amor, de bondad, de esperanza que sabía dar a mucha gente pobre en varios meandros del mundo”.

Don Dodaj trabaja en varias parroquias y se convierte en capellán de la comunidad albanesa en Roma. En 2017, el arzobispo de Tirana, George Anthony Frendo, pidió que Don Arjan pudiera servir en la diócesis. El superior de la comunidad de Casa di María, Don Giacomo Martinelli, y el cardenal vicario de Roma, Angelo De Donatis, estuvieron de acuerdo. El sacerdote regresa a su país como fidei donum.

Don Arjan: nunca me hubiera esperado esto

Ahora el nombramiento como obispo auxiliar. “Soy sincero … nunca, jamás, habría pensado o deseado tal cosa. Estaba muy feliz de vivir el contexto parroquial, el contexto familiar diario que siempre he vivido, con mi comunidad, con los feligreses, con las personas que nos han confiado. Ahora ha sucedido esta nueva llamada, este nombramiento del Santo Padre Francisco. La he recibido con confianza en el Señor, en Nuestra Señora y con obediencia a la Iglesia“.

Don Arjan: incluso los musulmanes están contentos

Los cristianos de otras confesiones y creyentes musulmanes también se regocijaron por la elección del Papa, en el primer país europeo visitado por Francisco, un símbolo de buena convivencia entre las diferentes religiones. “No es tolerancia religiosa – dice Don Dodaj – es muy importante cambiar las palabras y entender que para nosotros es armonía, familiaridad, espíritu de gran colaboración y apoyo mutuo”.

ANDREA TORNIELLI

https://www.vaticannews.va/es/iglesia/news/2020-04/conversion-albania-ateismo-obispo-catolico-migrantes-93-historia.html