Misioneros secuestrados, olvidados por Occidente

Once misioneros secuestrados: los rostros que Occidente ni siquiera recuerda

Hace dos semanas, dos sacerdotes fueron secuestrados en el Congo. No son los únicos. En total, hay once religiosos (nueve curas y dos monjas) en manos de grupos fundamentalistas o terroristas en África y Asia, y de varios de ellos se desconoce su suerte. Son otro tipo de mártires de la fe.

Montaje de religiosos que todavía pertenecen secuestrados por diferentes grupos terroristas

Cada seis minutos un cristiano perdía la vida en alguna parte del mundo en el año 2016, según el informe elaborado por Center for Study of Global Christianity. Es decir, 90.000 personas fueron asesinadas a causa de su fe.

Dentro de esta persecución hay sacerdotes, misioneras y monjas, muchos de ellos blanco de diferentes grupos terroristas.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Todas ellos tienen nombre y apellidosActuall recopila las historias de once religiosos (nueve hombres y dos mujeres) que, a día de hoy, siguen secuestrados y con grave peligro de muerte. A pesar del calvario que viven o han vivido, no pierden ni un ápice su fe.

Dos sacerdotes, capturados en la República Democrática del Congo

Varios encapuchados secuestraron a dos sacerdotes el pasado domingo, 16 de julio, en la parroquia de Notre Dame des Anges de Bunyuka, en la diócesis de Beni-Butembo, situada en el noreste de la República Democrática del Congo.

En un comunicado, la Conferencia Episcopal condenó el secuestro de los religiosos Jean Pierre Akilimali y Charles Kipasa, miembros de la parroquia Nuestra Señora de los Ángeles, en Bunyuka, y pidió a las autoridades que actúen para lograr su liberación.

Además, desde octubre de 2012, no se sabe nada de otros tres sacerdotes de la orden de los padres asuncionistas, secuestrados en su parroquia de Mbau, a 22 kilómetros de Beni. “Los sacerdotes son hombres de Dios que dedican su vida al bien de la población, sin tener una agenda política. Hacerles daño significa dañar a toda la comunidad a la que sirven”, dice la Conferencia Episcopal en su comunicado.

Beatrice Stockly, misionera suiza secuestrada dos veces 

Beatrice Stockly, misionera cristiana de nacionalidad suiza fue secuestrada en el año 2012 en Tombuctú (Malí). Quince días después, fue liberada y entregada a los servicios de seguridad de Burkina Faso.

Cualquier otra persona hubiera vuelto a su Suiza natal o hubiera cambiado el campo de misión. Sin embargo, Beatrice permaneció en Tombuctú, fiel a su llamada. Y en Tombuctú fue de nuevo secuestrada el 7 enero 2016.

El padre Tom, en manos de yihadistas en Yemen

El padre Tom fue secuestrado el 4 de marzo de 2016 cuando un grupo de terroristas del Estado Islámico entraron en un albergue de ancianos y personas con discapacidad a cargo de las Misioneras de la Caridad en Aden (Yemen). Allí los terroristas asesinaron a cuatro religiosas, doce ancianos y secuestraron al sacerdote.

El diario Aden Times publicó hace dos meses un vídeo en el que aparecía el padre Tom Uzhunnalil, pidiendo ayuda para su liberación.

En él, el misionero aparece visiblemente más delgado, hablando lentamente en inglés y sobre sus piernas tiene un cartón con una fecha escrita, que podría ser la fecha de grabación.

Además, el padre Tom agradece a su familia los mensajes de apoyo y ánimo que asegura haber recibido y también precisa que sus secuestradores le están tratando “razonablemente bien”. Y pide que se “haga todo lo posible” para que consigan su liberación porque aunque asegura que no recibe malos tratos, pero su salud “se está deteriorando rápidamente” e indica que probablemente necesite hospitalización.

La colombiana Gloria Cecilia Narváez, prisionera de Al Qaeda 

La hermana Gloria, de 56 años y miembro de las Hermanas Franciscanas de María Inmaculada, una congregación de origen suizo nacida en 1893 en Colombia y con presencia en 17 países, fue secuestrada el 7 de febrero cerca de la localidad de Koutiala, 400 kilómetros al este de la capital Bamako. Trabajaba como misionera desde hacía seis años en la parroquia de Karangasso.

El pasado 7 de julio el grupo terrorista Al Qaeda de Mali hizo público un video como prueba de vida de esta monja colombiana. Hasta el momento, ningún grupo había reivindicado el secuestro.

“Gloria Cecilia Narváez fue enviada por su congregación a Mali para respaldar y ayudar a los cruzados predicando el cristianismo y convertir a musulmanes a su religión“, se escucha en el vídeo en el que se agrega que “ella y su congregación sólo se proponen despojar a los musulmanes de Mali de sus creencias y reemplazarlas por falsedades”.

En el documental, además, se precisa que de momento no hay negociaciones en curso para rescatarla pero al mismo tiempo afirma que las negociaciones “siguen activas“.

La difusión del vídeo coincidió con la llegada a Mali del presidente francés Emmanuel Macron para reunirse con cinco mandatarios del grupo regional G5 Sahel y examinar las modalidades de despliegue de una fuerza común anti-yihadista.

El padre Paolo Dall’Oglio, más de dos mil días de silencio  

Siria también es una ciudad hostil para los cristianos. Así los arzobispos ortodoxos Youhanna Ibrahim y Pablo Yazigi fueron secuestrados el 22 de abril de 2013, en las cercanías de Alepo, mientras realizaban una misión humanitaria. Precisamente, su rapto fue presenciado por el sacerdote Pablo Dall’Oglio, que meses después también fue capturado.

En concreto, el sacerdote jesuita italiano, de 62 años, fue secuestrado en julio de 2013 en la ciudad siria de Raqqa. Trabajaba en el país sirio desde 1980 luchando por conseguir un diálogo entre islam y cristianismo. En el año 2012, fue expulsado del país por el gobierno de Bashar Al Assad, pero regresó en 2013. Desde su secuestro, no se tiene noticias de él.

Tamara García Yuste – 26/07/2017

 https://www.actuall.com/persecucion/once-misioneros-secuestrados-los-rostros-que-occidente-ni-siquiera-recuerda/

 

Comenzar una Conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.