Los Papas del fin de los tiempos

Las Escrituras hablan de los tres[1] cayados, que Dios utiliza, también al necio. (Dios instrumentaliza a los necios y a los demonios para sus objetivos…, castigar correctivamente, poner a prueba, convertir, salvar, etc. ).

En las profecías de san Malaquías, tan sólo se refiere a los Papas auténticos, de ahí que sus tres últimos lemas no coincidan con los tres cayados. Pues no aparece el necio.

El segundo papa o penúltimo, será el actual (Francisco), que sufrirá la persecución durante la Gran Tribulación.

Dios se impacientó con la humanidad y con la Iglesia. Dios, cansado y harto de tantas infidelidades, de tanta maldad, corrupción y ateísmo, rompe el pacto de favor, de gracia, con el mundo, culminado con cayado el papa Francisco: pastorearlos, apacentarlos, cuidarlos… de las desgracias, de las hambrunas, de los carniceros… los lobos.

(Éste papa) presidirá, en la última persecución, a la Santa Iglesia Romana” (lo que sugeriría un 113º pontífice o más entre De Gloria olivæ y Petrus romanus)[2].

Este será el cayado de gracia: quebrado[3], asesinado por el poder civil[4]; separación de la Iglesia del mundo; con ello queda roto el compromiso que Dios tenía con los pueblos, las naciones y la humanidad en general.  Dios se desvincula del mundo, dejándolo a su suerte, por su maldad.

Sobrevendrán los castigos que se propicie a sí mismo el mundo: fruto de la maldad y del desamparo divino: corrupción, calamidades y guerras.

Después, Dios concluirá con el otro cayado, vinculo, la fraternidad de su pueblo, iglesia, que se dividirá, siguiendo una parte al cayado necio, la segunda bestia.

Pedro Romano[5] será el cayado vinculo, elegido no canónicamente, de forma excepcional por el mismo Dios[6] (tal vez por uno de los dos profetas, Elías probablemente. La Iglesia queda rota, la fraternidad se quebrará; el trigo y la cizaña entre los íntimos de Dios, su pueblo, su Iglesia, Israel-Judá. Dios decide actuar para salvar a sus ovejas, el trigo; castigará a los perseguidores y al mundo en tinieblas.

Este Papa[7], Pedro Romano, posiblemente de origen judío, también será asesinado[8], por el poder ahora religioso, tras breve tiempo de pontificado, y momentos antes del desenlace por la intervención del Cielo[9].

…..

 

Una de las principales líneas de autenticidad del legítimo y verdadero Papa será su adhesión a la Eucaristía y a María Santísima. Tal y como consta en el sueño de don Bosco, cuyas dos columnas sombre la que se mantendrá firme y segura serán la Eucaristía y la Virgen[10].

 

.…………………………………..

 

[1] Zacarías 11

7          Apacenté, pues, las ovejas de matadero destinadas a los tratantes de ovejas, y me procuré dos cayados: a uno lo  llamé «Gracia» y al otro «Vínculo». Me puse a apacentar las ovejas,

10        Tomé luego mi cayado «Gracia» y lo partí, para romper la alianza que Yahveh había concluido con todos los pueblos.

14        Después partí mi segundo cayado «Vínculo», para romper la fraternidad entre Judá e Israel.

15        Yahveh me dijo entonces: «Toma todavía el hato de un pastor necio.

 

[2] Según san Malaquías:

(…) Gloria olivæ.

In prosecutione extrema S.R.E sedebit.

Petrus Romanus, qui

pascet oves in multis tribulationibus:

quibus transactis civitas septicollis diruetur,

et Iudex tremendus iudicabit populum suum. Finis.

 (…) La gloria del olivo.

Durante la última persecución de la Santa Iglesia Romana reinará.

Pedro el Romano, quien

apacentará a su rebaño entre muchas tribulaciones;

tras lo cual, la ciudad de las siete colinas será destruida

y el tremendo Juez juzgará a su pueblo. Fin.

El papa denomina De gloria olivae gozará de una muerte santa y natural;  para ver con su sucesor (al que denomina como In persecutione extrema) tiempos oscuros que terminarán violentamente con su vida. Petrus Romanus sería por tanto, no ya un papa nominal, sino el inicio de esa primavera de la Iglesia. Y es que, según san Juan Bosco, el sucesor de In persecutione extrema no sólo sería extraordinariamente designado.

 

[3] Zacarías 13

7          ¡Despierta, espada, contra mi pastor, y contra el hombre de mi compañía!, oráculo de Yahveh Sebaot. ¡Hiere al pastor, que se dispersen las ovejas, y yo tornaré mi mano contra los pequeños!

Según san Juan Bosco:

 Roma conocerá el exterminio, el Padre tendrá que huir. Habrá una lucha terrible entre la luz y las tinieblas.

Según el hermano Juan de Clef Rock:

“Hacia los últimos tiempos, el papa con sus cardenales tendrá que huir de roma en trágicas circunstancias a un lugar dónde serán desconocidos. El papa morirá en una muerte cruel durante su destierro. Los sufrimientos de la iglesia serio mayores a cualquier momento histórico previo.”

 

[4] Tercera parte del  secreto de Fátima:

Un Obispo vestido de Blanco ‘hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre’. También a otros Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de alcornoque con la corteza; el Santo Padre, antes de llegar a ella, atravesó una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino; llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas; y del mismo modo murieron unos tras otros los Obispos sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas seglares, hombres y mujeres de diversas clases y posiciones. Bajo los dos brazos de la Cruz había dos Angeles cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogían la sangre de los Mártires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios”.

 

[5] Zacarías, 8

 22 Y vendrán pueblos numerosos y naciones poderosas a buscar a Yahveh Sebaot en Jerusalén, y a ablandar el rostro de Yahveh. 23 Así dice Yahveh Sebaot: En aquellos días, diez hombres de todas las lenguas de las naciones asirán por la orla del manto a un judío diciendo: «Queremos ir con vosotros, porque hemos oído decir que Dios está con vosotros.»

 

[6] Como dice la beata Ana Maria Taigi en sus revelaciones y otros santos. Segun Francisco de Asís:

Célebre profecía en su lecho de muerte: “En el momento de esta tribulación, un hombre, elegido no canónicamente, se elevará al Pontificado” (Obras del Seráfico Padre S. Francisco de Asís, Washbourne, 1882, pp. 248-250).

.

[7] Según la beata Ana Catalina Emmerich:

Vi al santo Padre en una gran tribulación y una gran angustia respecto a la Iglesia. (AA.II.414)

Vi la Iglesia de San Pedro que un hombre pequeño llevaba sobre sus hombros; tenía algo de judío en los trazos del rostro. El asunto parecía muy peligroso. María estaba de pié sobre la iglesia en el lado norte y extendía su manto para protegerla. (AA.III.124)

Ese hombrecito parecía sucumbir. Parecía ser todavía laico y yo lo conocía.

Los doce hombres que veo siempre como nuevos apóstoles debían ayudarle a llevar su carga: se pusieron debajo y numerosos ángeles vinieron en su ayuda. (AA.III.124)

El Papa no estaba en la Iglesia. Estaba oculto. (AA.II.493)  Creo que aquellos que estaban en la iglesia no sabían donde estaba. No se si él rezaba o estaba muerto. (AA.II.493)

 

[8] Según parece en el Sueño de las Dos Columnas de san Juan Bosco, los papas caídos fueron dos. Que a la caída del primero, gritaron los pilotos: “¡Démonos prisa! íHay que reemplazarlo pronto!”. Y que a la caída del segundo, acudieron los pilotos, mas sin pronunciar esta frase.

Según la visión del papa san Pío X:

En una audiencia de 1909 al Capítulo General de los Franciscanos tuvo de pronto su conocida visión, cuando exclamó:

“Es terrible, el Papa tendrá que abandonar Roma, y pasar sobre los cadáveres de sus sacerdotes al salir del Vaticano”.

Otra versión añade:

“Tendrá que ocultarse en algún sitio disfrazado, y después de un corto retiro sufrirá una muerte cruel”.

Segun la Virgen de la Salette:

El Santo Padre sufrirá mucho. Yo estaré con él hasta el fin para recibir su sacrificio. Los malvados atentarán muchas veces contra su vida, sin poder poner fin a sus días, pero ni él ni su sucesor [que no reinará mucho tiempo] verán el triunfo de la Iglesia.

 

[9] Según Parravicini:

405- El último papa Pedro, cierre del papado, reinará sin mente sobre el nuevo “Ministro de Dios”. “Cristo Mundus” se dirá y será Cristo en el mundo. El vendrá en El desde el cataclismo final. El mar será aquietado y en el nuevo mapa geográfico se verá al Sahara azul, como el Pacífico en vergel.
406- 1960 – Pez y Papa en el jugar al final del siglo XX. Sobré tu piedra edificaré mi Iglesia – Dijo Jesús a Pedro – . El último Papa será Pedro y Jesús repetirá y será una nueva Iglesia.

412- “Roma en desdichas, cae en desastres la ciudad ducal. Hermetismo en el Barrio de Nápoles. Desorientación en el Vaticano. La iglesia se hunde, el Papa saldrá, se popularizará pero tarde será. Las reformas asustarán a los católicos. Los curas jóvenes enfrentarán a las corrientes pasatistas de poder en dominio. Nueva Iglesia. Nuevas formas. Conciliábulos en luchas. El mañana será el regreso a las catacumbas”.

El Papa se alejará del Vaticano en viajes y llegará a América, en tanto la humanidad caerá. (1938)

 

[10] Según san Luis María Grignion de Montfort:

María debe resplandecer más que nunca en los últimos tiempos en misericordia, poder y gracia.

Según la beata Ana Catalina Emmerich que hace referencia al papel de la Virgen María como madre y protectora de la Iglesia, especialmente en los tiempos culminantes:

Vi por encima de la iglesia (San Pedro de Roma) muy disminuida, una mujer majestuosamente vestida con un manto azul cielo .

ACTUALIDAD CATÓLICA