San Isidro Labrador, 15 de mayo

Hoy los madrileños celebramos a nuestro patrono, que también lo es de los labriegos. Un santo laico, de gran devoción a la Eucaristía y a la Virgen María. De su historia y milagros, que abajo contamos, nos queremos quedar con esta verdad que habla de su magnanimidad: de lo que ganaba, que no era mucho por su trabajo de humilde labriego, hacía tres partes que repartir una para la Iglesia, otra para los pobres y otra se quedaba para vivir.

Oración a San Isidro Labrador

Bienaventurado Isidro,
que habitas hoy la celestial morada
en justo premio de tu singular piedad,
caritativo celo y santidad de vida,
sin que para practicar dichas virtudes
fueran obstáculo las ocupaciones
a que tenías que dedicarte
para ganar el necesario sustento,
tanto para ti, como para tu venerada esposa,
María de la Cabeza:
te suplicamos que seas nuestro intercesor
para con el Altísimo,
a fin de que este divino Señor
se apiade de nuestras miserias,
y, por un acto de su infinita bondad,
nos conceda vivir en paz en esta vida,
y que gocemos en la otra
las eternas delicias de la gloria.

Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

 

Datos biográficos:

  • San Isidro Labrador es Patrono de Madrid, donde nació el 1080 y murió el 15 de Mayo de 1130 (o en 1172?). Estaba al servicio de un propietario Juan de Vargas, en una finca en los alrededores de Madrid. Estaba casado con María Torribia, una santa canonizada, la cual es venerada en España como santa María de la Cabeza, debido al hecho de que su cabeza es siempre llevada en procesión, especialmente en época de sequía.
  • El papa Gregorio XV, en la bula de canonización (1621), afirma que San Isidro “nunca salió para su trabajo sin antes oír, muy de madrugada, la santa misa y encomendarse a Dios y a su Madre Santísima”.
  • Cada mañana antes de ir a trabajar, acostumbraba oír Misa en una de las iglesias en Madrid. Un día sus compañeros de trabajo se quejaron ante su patrón, de que Isidro siempre llegaba tarde al trabajo por las mañanas. Al investigar, su patrón vio por sorpresa que los bueyes estaban arando ellos solos la parte que le correspondía a Isidro. En otra ocasión, su patrón vio a un ángel arando a su lado, de tal manera que el trabajo de Isidro era igual al de tres de sus compañeros de trabajo.
  • Tuvieron un hijo, Illán, el cual murió joven. mientras San Isidro se encontraba trabajando en el campo su hijo cayó en el interior de un profundo pozo. Cuando llegó se encontró a su mujer, Santa María de la Cabeza desesperada y lamentándose por lo que había ocurrido. Ambos se pusieron a rezar junto al pozo y pronto el nivel del agua comenzó a subir milagrosamente hasta el nivel del suelo, trayendo al niño consigo a la superficie, vivo y en buen estado. Por esta razón sus padres hicieron voto de castidad y vivieron en casas separadas.
  • Un día que había nevado nuestro protagonista se dirigía al molino cargando sobre sus espaldas un pesado saco de grano. De camino sintió pena por un grupo de pájaros que, por culpa de la nieve, no eran capaces de encontrar su alimento en el suelo así que decidió compartir con ellos parte del cereal que cargaba. Al llegar al molino resultó que el saco estaba tan lleno de grano como antes.
  • Un día que el santo estaba cumpliendo con sus labores del campo recibió la visita de su señor, Iván de Vargas, quien le pidió un poco de agua para beber ya que era un día muy caluroso. El santo se dio cuenta entonces de que se le había terminado así que cogió su cayado y golpeó el suelo diciendo: “Cuando Dios quería, aquí agua había”. En aquel mismo instante comenzó a brotar agua del suelo. Este punto es desde antaño una fuente cuya agua muchos creen que tiene propiedades curativas y donde la Emperatriz doña Isabel mandó levantar la ermita, en 1528.
  • Isidro organizaba de forma periódica comidas para los más necesitados. El caso es que en cierta ocasión, el santo no contaba con alimento suficiente para tantos asistentes. Para tratar de remediarlo, a la vez que rezaba comenzó a introducir el cazo en la olla y ésta parecía no tener fin. Siguió sirviendo más y más comida hasta que hubo para todos.
  • Se dice que se le apareció a Alfonso de Castilla y le mostró el sendero escondido por el cual sorprendió a los Moros y consiguió la victoria de Las Navas de Tolosa, en 1212. Cuando Alfonso VIII regresó victorioso de la batalla de las Navas de Tolosa cuenta como en el devenir de la guerra había resultado decisivo el consejo de un pastor que les había mostrado un camino secreto en Sierra Morena para sorprender a los musulmanes. Cuando el monarca contempló el cuerpo intacto de San Isidro, que había sido exhumado incorrupto, reconoce entonces al pastor que sabiamente le había aconsejado en la batalla. ¡El Santo se le había aparecido una vez muerto para guiarle hasta la victoria!
  • Muchos años después de muerto, y como milagro para su canonización, sucedió que estando el rey Felipe III gravemente enfermo, éste pidió que le llevaran el cuerpo de San Isidro. Al tocar las reliquias del santo fue curado de la enfermedad mortal. En agradecimiento, el rey cambió el antiguo relicario por uno costoso, hecho de plata, e inició los trámites de una beatificación que tuvo lugar el 14 de abril de 1619.
  • Fue canonizado por Gregorio XV, junto con San Ignacio, Francisco Javier, Teresa y Felipe Neri, el 12 de Marzo de 1622. San Isidro es ampliamente venerado como el patrón de los campesinos y los peones. Las ciudades de Madrid, León, Zaragoza y Sevilla, también le rinden honores de patrón. Su fiesta se celebra el 15 de Mayo.

San Isidro alcanzó la santidad. Y su camino de santidad es el de la vida santa en medio de los quehaceres diarios, y también un ejemplo para el cristiano del siglo XXI: Misa, trabajo, casa y prójimo.

ACTUALIDAD CATÓLICA