La Tercera Guerra Mundial

pixabay

Vais a oír hablar de guerras y rumores de guerra…” (Mt 24,6), dice el Señor, refiriéndose al fin de los tiempos. Hoy, es cierto, se pude hablar de guerras en plural, aunque apenas se tengan en cuenta, tan solo la de Ucrania. Y por otro lado, es obvio que existen los rumores de una guerra, en singular, de magnitudes mundiales; se habla de la “tercera guerra mundial”, en la que incluso algunos afirman que estaríamos en ella.

Recientemente el papa Francisco afirmó que, en su opinión, “se ha declarado la Tercera Guerra Mundial” y que la guerra en Ucrania tras la invasión de Rusia “quizá, de alguna manera, fue provocada o no impedida”. “Hace unos años se me ocurrió decir que estábamos viviendo una Tercera Guerra Mundial en pedazos. Ahora, para mí, se ha declarado la Tercera Guerra mundial. Y este es un aspecto que nos debe hacer reflexionar. ¿Qué le está pasando a la humanidad que ha tenido tres guerras mundiales en un siglo?”. “Está surgiendo algo global, con elementos muy entrelazados”. “Lo que tenemos ante nuestros ojos es una situación de guerra mundial, de intereses globales, de venta de armas y de apropiación geopolítica, que está martirizando a un pueblo heroico(dijo Francisco según la transcripción de la conversación que tuvo lugar el pasado 19 de mayo y que el 14/06/22  publicó el diario “La Stampa”).

Del pretendido globalismo del NOM, se ha establecido claramente una bipolarización: en que por un lado está la OTAN, como hemos visto en la reunión de Madrid de los días, 29 y 30 de junio, en una perspectiva expansionista, ampliándose con Suecia y Finlandia, y abierta a nuevas incorporaciones, en que entrara también la misma Ucrania; y por otro lado, estaría Rusia y la China, a la que en esta misma reunión de la OTAN se la ha señalado entrecomillada como “peligrosa”, y junto a Rusia; y en este alineación, o polo,  “aparecerían” los  BRIC, es decir, también India y Brasil, y sin olvidarnos, de los países latinoamericanos y africanos (cada vez espacios de influencia China, y en manifiesta desintonia con el Primer Mundo . Y ¿el mundo árabe? Es decir que el bipolarismos, con el trasfondo la guerra fría, está servido. Y lo más grave abierto a que se produzca en cualquier momento un conflicto armado de magnitud global.

Y algo  más: la inversión en armamento a que se han comprometido los países que forman la OTAN, la cual ya supera en 18 veces el gasto económico ruso. Y también, pues, el triste hecho de que estos de las armas va en aumento, sin que nadie no pare, ¿hasta dónde se va a llegar? Y por lo demás, decir que la capacidad destructiva atómica de alguna manera cada vez se expande más, pues de alguna manera cada país tiene una participación o derecho al potencial nuclear como miembro de ese club al que pertenece y que dispone de él.

En fin, que el peligro existe y que los rumores de guerra en cualquier momento pueden hacerse realidad, gramáticamente.

 ACTUALIDAD CATÓLICA