Categoría: RELIGION

El derecho y el deber a hablar

Trasladémonos al monte Carmelo y veamos (Reyes 18,20-39) al profeta Elías enfrentándose en a la corte de asesores (profetas de Baal) del rey Ajab, tratando que todo Israel ofreciera adoración a los ídolos baales en lugar de a Yahvé…. . Imaginemos a Pedro, Pablo y a los primeros cristianos en las catacumbas romanas predicando al Dios verdadero y único Jesucristo, al que se debe adorar y no a la corte de dioses romanos…; predicarían de no incensar ni sacrificar nada a los ídolos paganos romanos. Y nos preguntamos si los fieles que les escuchaban les recriminarían por «meterse en política» yendo contra la voluntad de los cesares de adorar a los dioses del imperio, ¿se les acusaría de estar haciendo sermones políticos, como se hace hoy día?

Seguir leyendo «El derecho y el deber a hablar»

Pensadores ateos empiezan a alertar: el declive del cristianismo está dañando seriamente la sociedad

Richard Dawkins, en una entrevista de principios de año en CNN Chile, donde se reiteró como militantemente ateo y anticatólico. Pero hay cosas de la sociedad sin Dios que parecen inquietarle.

Han hecho todo lo posible por descristianizar la sociedad, convertidos en gurús del ateísmo radical con amplio eco mediático. Pero ahora que ya se palpan los frutos de la secularización, empiezan a barruntar que tal vez su sueño de un mundo sin Dios pueda acabar en pesadilla

Seguir leyendo «Pensadores ateos empiezan a alertar: el declive del cristianismo está dañando seriamente la sociedad»

El Resto

La primera lectura de la liturgia de la misa de hoy 29 de enero, del profeta Sofonías, hace referencia a la profecía de que al final de los tiempos quedará un RESTO: una pequeña parte de fieles (cristianos), por las persecuciones, el enfriamiento de la fe y la apostasía.

Seguir leyendo «El Resto»

La segunda Epifanía: El Bautismo del Señor

Uno que se ha hecho carne nuestra, que se ha unido a la cordada de los pecadores —sin serlo—, que se ha sometido —sin necesitarlo— tal día que hoy para siempre, al Bautismo, como uno de tantos. Dios, nuestro Señor, lo podría —en su omnipotencia— haber hecho de otra manera, seguro; pero quiso ser Jesús, para asumir formalmente la condición humana y manifestar su divinidad como el Cristo prometido y salvador esperado.

Seguir leyendo «La segunda Epifanía: El Bautismo del Señor»