Categoría: ETICA

La objeción de conciencia

Cabría citar para aquellos -gobiernos estatales de Occidente, principalmente- que pretenden imponer su voluntad -legislar todo e intervenir en todo- a los demás -ciudadanos- hasta en lo más personal, por encima de todo y al coste que sea, aquellas palabras del alcalde de Zalamea: “Al Rey, la hacienda y la vida se ha de dar, pero el honor es patrimonio del alma, y el alma sólo es de Dios”.

Seguir leyendo “La objeción de conciencia”

Eclipse de la conciencia

     “Hay muchos suicidas morales, que se esfuerzan por ahogar su alma en el bullicio y la disipación como esos desgraciados que beben y se emborrachan para entorpecer su conocimiento y abotagarse” (M. Unamuno)[1].

         Cuidad de que vuestros corazones no se emboten por la crápula, la embriaguez y las preocupaciones de la vida, y caiga de improviso sobre vosotros este día, como un lazo; porque vendrá sobre vosotros, los habitantes de la tierra. (Lc 21,34-35).

Seguir leyendo “Eclipse de la conciencia”

Necesitamos a Dios

Necesitamos de Dios. Y no ya por la fragilidad de la vida humana, experimentada en momentos de pandemias, o la conocida expresión de desespero de “sólo un Dios nos puede salvar” de Martin Heidegger en 1966, que pronunciara ante lo dantesco del siglo XX, con sus horrorosas de las guerras mundiales consecuencias de un hombre convertido en alimaña, y que “dejado de la mano de Dios”, y el destino amenazador de la potencia tecnología, sería capaz de destruir el mundo entero; sino y principalmente por la responsabilidad del quehacer(se) cotidiano de cada uno de nosotros, en que nos jugamos algo muy importante: nuestro destino definitivo, la condenación o salvación eternas.

Seguir leyendo “Necesitamos a Dios”

La mejor enseñanza: la de las virtudes

“La virtud es una disposición del alma que se ajusta a la razón. Todo lo que es contrario a la recta razón es pecado.” (San Clemente de Alejandría).

“La virtud es una disposición habitual y firme para hacer el bien.” (Catecismo de la Iglesia Católica[1]).

“La virtud del alma nos hará vivir bien. Decimos que “vivir bien y obrar bien” no es otra cosa que la felicidad: luego, ser feliz y la felicidad están en vivir bien. Y vivir bien consiste en vivir de acuerdo con la virtud.” (Aristóteles[2]).

Seguir leyendo “La mejor enseñanza: la de las virtudes”

La liquidez del tiempo

Estos tiempos actuales son los de los seres humanos de la inconsistencia, el relativismo y la nihilidad. Seres humanos conformados a un fluir donde nada es estable ni hay verdad firme ni nada a qué confiarse. Sobre esa corriente —esa si— constante se deslizan los humanos  como barquillos, como meciéndonos plácidamente sobre el torbellino que se ha convertido el hecho de vivir. Peligrosamente.

Seguir leyendo “La liquidez del tiempo”