Festividad del Inmaculado Corazón de María, 8-06-2024

Esta devoción consiste en la veneración del Corazón de la Santísima Virgen María, madre de Jesús. El corazón que guarda todas las cosas de Dios en su Corazón y que nos ayuda a sanar y consagrar a Dios nuestro propio corazón.

La Fiesta del Inmaculado Corazón de María, que se celebra al siguiente día de la Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, fue establecida así por el Papa Pío XII en 1944 porque estos dos corazones son inseparables. 

Ella es la inmaculada porque Dios la ha guardado así, originariamente. Ella, su corazón es el espacio más puro, en que se precipita el amor de Dios. Ella no es la creadora de ese amor, es la receptora, es la disponibilidad confiada. La Virgen atrae el amor de Dios, por su confianza ciega. La santísima Virgen es ante todo un clima: ella nos pone secretamente en ciertas disposiciones. La Virgen nos muestra ese clima de humildad, sencillez, pequeñez, disponibilidad, confianza, delicadeza, de dejarse hacer,… etc. Es lo que Dios espera de cada uno de nosotros. Ella nos ha mostrado del camino.

Cum essem parvula, ego placui Altissimo, «porque era muy pequeña, seduje al Altísimo». La pobreza consiste precisamente en vivir sin garantía en todos los planos: abandonar lo que pudiera darnos a la menor seguridad humana.

..ooOoo..

 

En 1942, en plena II Guerra Mundial, el Papa Pío XII consagró el mundo al Corazón Inmaculado de María.

La fiesta del Corazón Inmaculado de María fue oficialmente establecida en toda la Iglesia por el papa Pío XII, el 4 de mayo de 1944, para obtener por medio de la intercesión de María «la paz entre las naciones, libertad para la Iglesia, la conversión de los pecadores, amor a la pureza y la práctica de las virtudes».

Venerar el Inmaculado Corazón de María es venerar a la mujer que está llena del Espíritu Santo, llena de gracia, y siempre pura para Dios. Su corazón femenino siempre está lleno de amor por sus hijos. Por eso se representa rodeado de blancas rosas.

Devoción de los Cinco Primeros Sábados: Es una devoción al Corazón de María. En diciembre de 1925, la Virgen se le apareció a Lucía Martos, una de las tres pastorcitas vidente de Fátima, y le dijo: «Yo prometo asistir a la hora de la muerte, con las gracias necesarias para la salvación, a todos aquellos que en los primeros sábados de cinco meses consecutivos, se confiesen, reciban la Sagrada Comunión, recen la tercera parte del Rosario, con intención de darme reparación«.  Junto con la devoción a los nueve Primeros Viernes de Mes, ésta es una de las devociones más conocidas.

 

Consagración al Inmaculado Corazón de María

Oh, Virgen mía, Oh, Madre mía,
yo me ofrezco enteramente a tu Inmaculado Corazón
y te consagro mi cuerpo y mi alma,
mis pensamientos y mis acciones.

Quiero ser como tú quieres que sea,
hacer lo que tú quieres que haga.
No temo, pues siempre estás conmigo.
Ayúdame a amar a tu hijo Jesús,
con todo mi corazón y sobre todas las cosas.

Pon mi mano en la tuya para que este siempre contigo.

Amén.

ACTUALIDAD CATÓLICA