Contemplativos españoles

Iesu Communio

La mitad de los monasterios contemplativos del mundo se encuentra en España. Pero la secularización de este país en los últimos años ha sido tan grande que ha afectado considerablemente a las vocaciones religiosas y especialmente a esta más exigente, la de la vida consagrada contemplativa.

Si bien, cabe decir que, con los contemplativos, al igual que ocurre en los cristianos de a pie de hoy día, que aunque son menos en número, son mejores en el compromiso con su fe. Lo que se ha perdido en cantidad, se ha ganado en calidad. 

El testimonio de las nuevas vocaciones, llenas de autenticidad, de alegría espiritual, de gracia divina, de entrega generosa, de aspiración a la santidad…, es la garantía y esperanza fundamental de que la vida contemplativa tiene futuro y de que Dios sigue llamando y encontrando respuesta a esa llamada suya a la perfección, a entrar en comunión de vida con Él, dejándolo todo.

Estos son los datos actuales en España: hay 751 monasterios de vida contemplativa y 8.739 religiosos y religiosas. De los que masculinos apenas son un 4 por 100, con arreglo a los femeninos. Tristemente hay que constatar que cada año —en paralelo a la secularización de la sociedad— se está dando desde unos años un continuo goteo de pérdidas de vocaciones, en torno al 5%, por fallecimientos e insuficiente remplazo.

Recemos para que no escaseen las vocaciones y colaboremos con ayudas económicas al humilde mantenimiento de las necesidades básicas así como a la restauración de muchos monasterios que padecen un gran quebrando por el deterioro de sus muchos años. Porque nos va mucho en ello; que como decía una novicia: “Somos el corazón de la Iglesia. Al igual que este órgano —que no se ve porque está muy protegido por las costillas y rodeado por los pulmones— la clausura es vital para la Iglesia ahora y siempre, porque es la oración que aguanta la fe en el mundo”.

Antes de despediros, ponemos una pequeña lucecita de esperanza: en este panorama desértico, hay sorprendentemente brotes verdes: algunos pocos conventos de clausura femeninos están viendo crecer las vocaciones (muestra de ello son Iesu Communio, las clarisas de Soria, las carmelitas de Avila y algún otro…).

ACTUALIDAD CATÓLICA