Santa Faustina Kowalska, 5 de octubre

El día 1 celebramos la memoria de santa Teresa del Niño Jesús, que murió con tan solo 24 años; hoy lo hacemos con santa Faustina Kowalska, que también solo vivió 34 años, (1905-1938). Nació en la aldea de Glogowiec (Polonia), siendo la tercera de diez hermanos. A los 16 años salió de la casa familiar para trabajar de empleada doméstica. A los 20 años entró en la Congregación de las Hermanas de la Madre de Dios de la Misericordia donde vivió cumpliendo los deberes de cocinera, jardinera y portera hasta su fallecimiento el 5 de octubre de 1938. Monja paisana del papa san Juan Pablo II, quien fue su valedor y la canonizara en el 2000.

 

Visión de Santa Faustina:

“Una vez vi una multitud de gente en nuestra capilla y delante de ella, y en la calle por no caber dentro. La capilla estaba adornaba para una solemnidad. Cerca del altar había muchos eclesiásticos, además de nuestras hermanas y las de muchas otras Congregaciones. Todos estaban esperando a la persona que debía ocupar lugar en el altar. De repente oí una voz de que era yo quien iba a ocupar lugar en el altar. Pero en cuanto salí de la habitación, es decir del pasillo, para cruzar el patio e ir a la capilla siguiendo la voz que me llamaba, todas las personas empezaron a tirar contra mí lo que podían: lodo, piedras, arena, escobas. Al primer momento vacilé si avanzar o no, pero la voz me llamaba aun con más fuerza y a pesar de todo comencé a avanzar con valor. Cuando crucé el umbral de la capilla, las Superioras, las hermanas y las alumnas e incluso los Padres empezaron a golpearme con lo que podían, así que, queriendo o no, tuve que subir rápido al lugar destinado en el altar.

En cuanto ocupé el lugar destinado, la misma gente y las alumnas, y las hermanas, y las Superioras, y los Padres, todos empezaron a alargar las manos y a pedir gracias. Yo no les guardaba resentimiento por haber arrojado contra mí todas esas cosas, y al contrario tenía un amor especial a las personas que me obligaron a subir con más prisa al lugar del destino. En aquel momento una felicidad inconcebible inundó mi alma y oí esas palabras: Haz lo que quieras, distribuye gracias como quieras, a quien quieras y cuando quieras. La visión desapareció enseguida.”

 

Comentario César Uribarri:

“Cuántas similitudes hay en ésta visión, más allá de la misma vida de la santa, con cuanto anticipan los tiempos, como si estuviéramos ante una curiosa metáfora de tiempos vinientes. Porque esas multitudes que llenaban capilla, patio y pasillo simbolizan también una humanidad en rebeldía contra Dios; y la misma santa Faustina simboliza esa pequeña Iglesia, fiel a su misión, que es llamada a servir el Altar de Dios pese a la oposición de los hombres. Y bien quisiera, acosada por la persecución que intuye, darse media vuelta y permanecer en su pequeña celda, pero la voz le llama, la voz de Dios que le exige secundar una misión y servir a Su causa. Y así lo que primero son violencias desde la distancia, esos palos, lodos y piedras -símbolo de las ideologías, herejías y leyes- acabarán siendo violencias físicas y materiales, en la violencia de sus finales.
“Duro signo, por cuanto una vez emprendido el camino del sí a Dios parecerá que ya no haya nada a lo que agarrarse salvo Dios, salvo su gracia. Habrá sido retirado todo consuelo, justamente para correr más al encuentro del Único que pueda dar la paz, porque cuanto más corra más paz encontrará.
“Es un curioso panorama lleno de similitudes con tanta revelación privada, pero narrado en primera persona. Cierto que con otros matices en los que se nos descubre como esos golpes que ha de recibir la Iglesia, parecen necesarios para urgir su carrera hacia Dios, en busca de Su consuelo y no de las glorias humanas. Para que una vez tomado de nuevo el servicio del Altar, el servicio de la causa de Dios, como única causa por la que merece la pena el vivir y el morir, es cuando de nuevo vuelva la salud al mundo.”[1]

 

Jesucristo hizo muchas revelaciones a la religiosa polaca Faustina Kowalska, que constan en su diario, que pueden conseguir en:

http://www.corazones.org/santos/faustina_diario.pdf

 

ACTUALIDAD CATÓLICA

 

1] En https://www.religionenlibertad.com/paraisos-rotos-y-la-vision-de-santa-faustina-27457.htm