La Iglesia, la única defensa de la Humanidad

Ya lo dijo Chesterton: “llegará el día, en que la Iglesia Católica será la única que defenderá al hombre”.

Y a ese día nos encaminamos a pasos agigantados.

El mundo está lleno de interesados, cobardes y “endemoniados” (gente mala o que sirve a los malos, conscientemente o no).

Con la dictadura China y la persecución de las libertades, especialmente la religiosa, nadie dice nada; es más, hasta ya EEUU no solo se calla sino que aplaude al régimen chino. Tan sólo los cristianos están ejerciendo una cierta resistencia ante la persecución y la quema de iglesias.

En Centroáfrica, Sudán, Congo, Nigeria, etc., donde la violencia guerracivilista y grupos como el Boco Haram secuestran niñas y asesinan, los misiones, obispos y el Papa son los únicos que levantan la voz. El mundo Occidental les ha vuelto la espalda, y nadie dice nada.

Del exterminio cristiano en Oriente Medio otro tanto de lo mismo. Y hasta hay que dar gracias a Putin, que ha parado algo la sangría; pero los países europeos, la OTAN, la ONU, etc., nada de nada.

De la invasión islámica, con su irracionalidad (de la que ya advirtiera en Ratisbona el papa Benedicto XVI), y favorecida por la Izquierda (y hasta por toda la clase política en general -con legislaciones, subvenciones, ayudas, terrenos para la construcción de mezquitas, etc.- ), para minar los valores cristianos de Occidente. Ya en muchos países de Europa, la religión mayoritaria o que mas templo tiene es la islámica. (En España, se ha dado la “curioso” petición de que se diera la catedral-mezquita de Córdoba a los musulmanes. En cambio, de la devolución de la catedral de Santa Sofía de Estambul no dicen nada).

La imposición y promoción de la ideología de género. Un disparate colosal y aberrante, ente el que nadie se atreve, por parecer políticamente correcto -como mínimo-, y consienten, favorecen y aplauden o subvencionan con dinero de todos, hasta con el de los que están en contra. La Iglesia parece ser la única en levantar la voz contra este despropósito humano.

El feminismo radical o movimiento izquierdoso, manipulado, a merced de lobis, según los parámetros del NOM, excluyente, fanátizador, generador de odio contra el hombre, proabortista, contrario a la familia y la Iglesia.

El globalismo de la indiferencia… La sociedad líquida…

Suma y sigue.

Y esto irá a más, y la Iglesia acabará quedándose sola frente a todo; porque no podrá mirar a otra parte y hacer olidos sordos, sin que se traicione a sí misma y al Señor, de quien recibe la vida.

ACTUALIDAD CATÓLICA