Fiesta de la DIVINA MISERICORDIA, primer domingo después de  Pascua, 8-4-2018

Jesús, en Tí confío

“Pinta una imagen según el modelo que ves y firma:

Jesús, en Tí confío.

 Deseo que esta imagen sea venerada en tu Capilla
y en el mundo entero”

(Diario de santa Faustina Kowalska, 47).

Prometo que el alma que venere esta imagen no perecerá (Diario, 48). A través de esta imagen concederé muchas gracias a las almas (Diario, 742).

Los dos rayos significan la Sangre y el Agua. El rayo pálido simboliza el Agua que justifica a las almas. El rayo rojo simboliza la Sangre que es la vida de las almas. Ambos rayos brotaron de las entrañas más profundas de Mi misericordia cuando Mi Corazón agonizante fue abierto en la Cruz por la lanza. Estos rayos protegen a las almas de la indignación de Mi Padre. Bienaventurado quien viva a la sombra de ellos, porque no le alcanzará la justa mano de Dios (Diario, 299).

“Hija Mía, habla al mundo entero de la inconcebible misericordia Mía. Deseo que la Fiesta de la Misericordia sea refugio y amparo para todas las almas y, especialmente, para los pobres pecadores. Ese día están abiertas las entrañas de Mi misericordia. Derramo todo un mar de gracias sobre las almas que se acercan al manantial de Mi misericordia” (Diario, 699).

“Deseo conceder el perdón total a las almas que se acerquen a la confesión y reciban la Santa Comunión el día de la Fiesta de Mi Misericordia” (Diario, 1109).

“Hija Mía, di que esta Fiesta ha brotado de las entrañas de Mi misericordia para el consuelo del mundo entero” (Diario, 1517).

ACTUALIDAD CATÓLICA