El penúltimo Papa o el Papa del fin de los tiempos (II)

Continuamos con otros mensajes, siempre con la debida prudencia, sin dar mayor pretensión que el llegar a conjeturas no categóricas, pero sí que nos hagan tener las lámparas encendidas.

Además de lo ya comentados sobre lo de Garabandal, proseguimos ahora con:

San Malaquías:

El arzobispo Malaquías fue un santo irlandés del siglo XI (1094-1148), tuvo una visión apocalíptica en la que “vio” a los 112 papas que reinarían luego de su tiempo hasta el Día del Juicio Final y la Segunda Venida de Jesucristo. (Hay quien afirma que se trata de una falsificación efectuada en el silgo XVI).

Como todas las profecías, aún las aprobadas, las tomamos con la debidas reservas, pues aún en estas puede darse una equívoca interpretación. La discutida profecía de san Malaquías puede, al unirse a otras, arrojar más luz sobre este tema del papa del fin de los tiempos, o mejor dicho de los papas de este tiempo. (No la damos “per se” por cierta; pero Dios, incluso de lo no cierto puede servirse para sacar certeza. Dios escribe derecho con reglones torcidos).

La lista consta de 112 papas, desde Celestino II (elegido en 1130) hasta Pedro II, cuyo pontificado coincidiría con el “Fin de los tiempos”, son identificados asignándoosles lemas en latín, más o menos claros, pero identificables.

De la lista el papa numero 111, sería el que denomina “De Gloria olivae” (La Gloria del olivo) y que correspondería a Benedicto XVI. Tanto por el número como por la descripción,  la descripción -de una sólida referencia- de los anteriores,  vendría a concluir que este papa efectivamente es él. Este papa, gozaría de una muerte santa y natural; lo cual parece que va a ser así.

La lista de Malaquías concluye con el papa 112 al que en lugar de asignar una breve descripción, le coloca la tremenda leyenda :

In prosecutione extrema S.R.E sedebit.

Petrus Romanus, qui

pascet oves in multis tribulationibus:

quibus transactis civitas septicollis diruetur,

et Iudex tremendus iudicabit populum suum. Finis.

 

Es decir:

Durante la última persecución de la Santa Iglesia Romana reinará.

Pedro el Romano, quien

apacentará a su rebaño entre muchas tribulaciones;

tras lo cual, la ciudad de las siete colinas será destruida

y el tremendo Juez juzgará a su pueblo. Fin.

 

Según el entendido padre jesuita Juan M. Igartua, después de gloria olivae (Benedicto XVI) vendría no el último papa -como se había interpretado hasta ahora-, Petrus Romanus, sino el penúltimo, que correspondería a In prosecutione extrema.

Igartua parece apuntar a que este In prosecutione extrema podría corresponder al Anticristo. Aunque habrá un antipapa, no creemos que éste este recogido en la lista de papas de san Malaquías, sino los auténticos.

 Por lo tanto cabe colegir que el actual Papa, Francisco, sería el In prosecutione extrema. Al que seguiría, para concluir, Pedro Romano.

Ambos papas vivirán, pues, tiempos tremendos, de persecuciones, en las que perderán muy probablemente la vida, y que finalizarán, como ya vimos en Garabandal, con la intervención de Dios, y el fin de los tiempos.

ACTUALIDAD CATÓLICA