Divina Misericordia

Divina Misericordia

Este domingo, dia 23 de abril, es el día de la Divina Misericordia, que se celebra siempre el segundo domingo de Pascua. Según consta en Decreto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, a 5 de mayo de 2000, y que dice:

“En nuestros tiempos, muchos son los fieles cristianos de todo el mundo que desean exaltar esa misericordia divina en el culto sagrado, y de manera especial en la celebración del misterio pascual, en el que resplandece de manera sublime la bondad de Dios para con todos los hombres.

Acogiendo, pues, tales deseos, el Sumo Pontífice Juan Pablo II se ha dignado disponer que en el Misal Romano, tras el título del Segundo Domingo de Pascua, se añada la denominación «o de la Divina Misericordia”.

Jesucristo mandó que así fuera y mandó que se dibujara su imagen misericordiosa:

“Pinta una imagen según el modelo que ves y firma: Jesús, en Tí confío.  Deseo que esta imagen sea venerada en tu Capilla y en el mundo entero” (Diario, 47).

“Prometo que el alma que venere esta imagen no perecerá (Diario, 48). A través de esta imagen concederé muchas gracias a las almas” (Diario, 742).

“Los dos rayos significan la Sangre y el Agua. El rayo pálido simboliza el Agua que justifica a las almas. El rayo rojo simboliza la Sangre que es la vida de las almas. Ambos rayos brotaron de las entrañas más profundas de Mi misericordia cuando Mi Corazón agonizante fue abierto en la Cruz por la lanza. Estos rayos protegen a las almas de la indignación de Mi Padre. Bienaventurado quien viva a la sombra de ellos, porque no le alcanzará la justa mano de Dios” (Diario, 299).

Santa Faustina Kowalska (1905 – 1938) nació en la aldea de Glogowiec (Polonia), siendo la tercera de diez hermanos. A los 16 años salió de la casa familiar para trabajar de empleada doméstica. A los 20 años entró en la Congregación de las Hermanas de la Madre de Dios de la Misericordia donde vivió cumpliendo los deberes de cocinera, jardinera y portera hasta su fallecimiento el 5 de octubre de 1938. Monja paisana del papa san Juan Pablo II, quien fue su valedor y la canonizara en el 2000.

Las revelaciones de Jesucristo a Santa Faustina sobre la Divina Misericordia fueron negadas y prohibidas por la Santa Sede, hasta que Juan Pablo II asumió el tema como algo propio, que él había conocido de primera mano, y pronto se dieron todas las aprobaciones y bendiciones a los mensajes del Señor.

Jesucristo hizo muchas revelaciones a la religiosa polaca Faustina Kowalska, que constan en su diario, que pueden conseguir en:

http://www.corazones.org/santos/faustina_diario.pdf

 

Está lleno de conmoverodas palabras como estas:

“Deseo que los sacerdotes anuncien mi gran misericordia por las almas pecadoras; no tema el pecador de acercarse a Mí. Aunque el alma fuese como un cadáver en putrefacción, si humanamente no hubiese solución, no es así para Dios. Las llamas de la misericordia me consumen, deseo infundirlas en las almas de los hombres.”

“Hija Mía, habla al mundo entero de la inconcebible misericordia Mía. Deseo que la Fiesta de la Misericordia sea refugio y amparo para todas las almas y, especialmente, para los pobres pecadores. Ese día están abiertas las entrañas de Mi misericordia. Derramo todo un mar de gracias sobre las almas que se acercan al manantial de Mi misericordia” (Diario, 699).

“Deseo conceder el perdón total a las almas que se acerquen a la confesión y reciban la Santa Comunión el día de la Fiesta de Mi Misericordia” (Diario, 1109).

“Hija Mía, di que esta Fiesta ha brotado de las entrañas de Mi misericordia para el consuelo del mundo entero” (Diario, 1517).

 

 

Comenzar una Conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.