China da miedo

pixabay

Resultan más que preocupantes las actitudes del neo-comunismo chino eliminando cualquier tipo de libertad ideológica, religiosa, o de cualquier disidencia u opinión en contra y en pro de la democracia, así como esa singular economía tan dominada por el estado y que se sirve del mercado libre del mundo, haciendo inversiones por todos los continentes y acaparando mercados e influencias. 

China se está haciendo con el control financiero mundial, sus inversiones a aumentan por todo el mundo y sus productos los invaden, Europa cada vez está más influenciada por la China.

Este gigante de más de 1.300 millones de personas, en manos del comunismo, da miedo. Y en gran parte porque los países del mundo occidental le reden pleitesía; han claudicado a los intereses económicos y nadie quiere enterarse de lo que está pasando.

Ahora ha otorgado una persona sola todo el poder, Xi Jinping, para centralizar y absolutizar más el poder. Esto es preocupante, por cuanto sabemos -que nos ha enseñado la historia- en cuanto a esto de acaparar poder en unas solas manos.

Si el poder mundial chino sigue aumentado, llegará un momento que se convierta la China y el dictador chino en los dueños del mundo. Y no tengan la menor duda que lo gobernarán como gobiernan su país.

Sobre lo que está pasando el China, las formas dictatoriales, la persecución de las religiones, etc., ante las que el mundo indolente, calla, que no se crean, aunque lo parezca por ese lenguaje ad extra, que llega el caso de ejercer su poder mundial va a ser diferente. Que nadie se equivoque.

Pese al buenismo de algunos ingenuos que asienten, sin chistar a la falta de libertad y democracia, a lo que el Congreso del PCC emitió una resolución final en la que se ubica la misión de China en el contexto mundial, y anunciaron su compromiso a “preservar la paz mundial y fomentar el desarrollo común”. La piedra angula de esta misión consiste en “fomentar activamente la cooperación internacional mediante la Iniciativa de la Franja y la Ruta”, y utilizar el enfoque de “todos ganan” que ha promovido el Presidente Xi para “trabajar juntos con los pueblos de todos los países para construir un mundo abierto, incluyente, limpio y bello que goce de una paz duradera, seguridad universal y una prosperidad común”.

China se va a hacer con el mundo.

Ahora solo aspira a la cosa del libre intercambio económico; luego, en su momento, vendrá la cultura neo-marxista.

¡Cuidadín con el dragón rojo!

 

ACTUALIDAD CATÓLICA