Satanismo creciente

Satanismo creciente

Fotograma de ‘El exorcista’, de William Friedkin (1973).

Tiempo atrás, en su edición digital El País publicó un artículo titulado “Los exorcistas tienen los días contados”. Este medio, por boca del José Antonio Fortea, sacerdote y teólogo católico especializado en demonología, aseguraba que “se viven los últimos tiempos del exorcismo, una práctica criticada tanto fuera como dentro de la Iglesia”.

Al leerlo, me chocó, pues no se correspondía con la información que tenía al respecto, sino más bien todo lo contrario. Me puse a indagar sobre el asunto; estos son los resultados:

  • Escribía ya antes de ser papa, J. Ratzinger: “Existen ya signos de este regreso de fuerzas oscuras, mientras en el mundo secularizado aumentan los cultos satánicos”
  • A sus 80 años, Mancuso lleva 30 expulsando demonios en nombre de la Iglesia, muchos de ellos por encargo del Papa Francisco. Es un fenómeno en auge, asegura. “Nunca habían entrado tantas personas poseídas como este año”.
  • El esoterismo entre los jóvenes constituye un fenómeno de carácter mundial. El prestigioso “Times” informa sobre la proliferación de sitios satánicos en Internet. Sólo en Gran Bretaña operan más de mil sectas o cultos satánicos, espiritistas, etc.”.
  • En 2005, sólo había otros 12 como él en EEUU. Ahora hay unos 50 exorcistas.
  • En Dinamarca, con una población de cinco millones de habitantes, los católicos no superan las 36.000 personas. El exorcista de Copenhague: “Mi calendario está copado, parece que hay más posesiones que nunca”.
  • Alarma en Italia por sus 8.000 sectas satánicas y más de 600.000 adeptos. Cerca de 250 sacerdotes fueron capacitados como exorcistas en Italia, pero se necesitaban muchos más, afirmaron los organizadores de la conferencia.
  • Hay numerosas sectas satánicas en Italia, por ejemplo, en Turín, donde el arzobispo ha tenido que nombrar a cuatro nuevos exorcistas porque hay unas 40.000 personas involucradas en sectas satánicas.
  • El cardenal Angelo Scola, arzobispo de Milán y uno de los hombres de mayor confianza de Benedicto XVI ha multiplicado por dos la plantilla de exorcistas de su diócesis —de 6 a 12—y ha instalado una centralita para atender a los posibles endemoniados.
  • Manuel Guerra, el mayor experto de la Iglesia española en este tema, asegura que más de 6.000 personas adoran a Lucifer en nuestro país y ha catalogado hasta 54 grupos diabólicos.
  • Recientemente la Conferencia Episcopal Española nos ha informado que en este mundo moderno, en culto a Satanás no sólo no ha desaparecido, sino que se ha incrementado. En España actualmente se han detectado cuarenta sectas satánicas, con unos 250.000 miembros, la mayoría jóvenes.
  • Hace unos años el cardenal Rouco Varela a nombrar en Madrid, de golpe, a ocho exorcistas para atender esta enorme avalancha de peticiones.
  • El exorcista de Barcelona dice que “en los 2 ó 3 últimos años hay más demanda” atiende unos 15 casos a la semana y que “en los últimos dos o tres años se ha incrementado la demanda”..
  • Según el psiquiatra Valter Cascioli, portavoz de la Asociación Internacional de Exorcistas, cada vez es más intensa la actividad demoníaca en el mundo. “La lucha contra el mal y contra el maligno se está convirtiendo en una emergencia.”
  • Una reciente reunión de seis días en Roma tuvo como objetivo formar a unos 250 sacerdotes católicos de más de 30 países en la forma de echar fuera el mal de las personas que creen ser esclavizada por el diablo.
  • “Debo decir que Satanás está presente como nunca antes en el mundo “, ha afirmado recientemente el vidente de Medjugorje Iván.

 

 

El aumento de la actividad demoniaca extraordinaria, es decir de las infestaciones, obsesiones, vejaciones y posesiones, aumenta debido a la falta de fe y por el aumento de prácticas esotéricas, magia y ocultismo. Estas prácticas involucran millones de personas y pueden abrir el camino a las posesiones diabólicas o a otras manifestaciones de la actividad demoníaca extraordinaria.

 

¿Se intenta engañar? ¿Acaso se pretende la inconsciencia de la gente al respecto de la existencia de esa realidad maligna, para allanarla su camino? ¿Evitar que la gente se tome en serio al demonio, que no se ponga en guardia y se permanezca en la ignorancia, que no se tengan en cuenta los estragos que esta figura eficiente está causando en muchas personas concretas y en general aumentando el mal en la sociedad?

 

Baudelaire afirmó que el engaño y la estrategia mejores del diablo consisten en persuadir a la gente de que él no existe. Y El teólogo y escritor inglés C. S. Lewis escribía: “Entre los errores que se pueden caer a propósito de los diablos. Uno es no creer en su existencia.”

 

Si se lee la noticias completa, el padre Fortea no viene a decir, como cabría interpretarse de los titulares, que la posible desaparición de los exorcistas sea por falta del fenómeno demoniaco, sino por cuestión de judicialización de tal actividad. Habrá quién -del entorno del exorcizado- que quiera sacar réditos, y denuncien para ser indemnizados… Y también habrá políticos y demás “colaboradores” de reino de las tinieblas que estarán por echar una mano… Ahí lo dejo.

 

Dice el Apóstol san Juan que “el mundo entero yace bajo el poder del Maligno” (I Jn 5, 19).

 

Miguel Morales